Log in
Sin imágenes

La asignatura pendiente de Yolanda Díaz

  • Published in Política

CUADERNO DE BITÁCORA

Pues miren ustedes, yo creo que los empresarios españoles, además de mirar el bolsillo, se miran el ombligo, o sea más allá de la punta de su nariz no llegan a ver y eso les mantiene como un grupo de personas que parecen alejados de la realidad que les rodea y se han convertido, estadísticamente, en una de las peores confederaciones empresariales de la Unión Europea.
Hace muchos años, D. Vicente Calderón, expresidente del Atlético de Madrid, fue un empresario que, ya en los años 60 destacó como hombre con una gran capacidad para los negocios. Se dice que gustaba de rodearse de empleados y colaboradores con gran imaginación e ideas. En una reunión, a la que pude asistir como parte interesada, para la compra, por parte de Inmobiliaria Insular (sociedad de la que era titular), de una gran parcela para construir una urbanización, su director general, ejecutivos y técnicos aconsejaban a D. Vicente la oportunidad de comprar la parcela y el gran negocio que tenía delante, se barajaban cifras y todo daba entender que los beneficios serían importantes. A todas estas, mientras mostraban a D. Vicente los estudios económicos del negocio, este paró la reunión y dirigiéndose a uno de sus ejecutivos en Canarias, le espetó: “Todo esto está muy bien, pero no me hables más de números, quiero saber ¿Quién es el que va a llevar el tema? ¿Qué persona será el encargado del proyecto, la empresa que ejecutará las obras’? y quiero nombres no números” Todos quedamos asombrados por el poco interés que mostraba el Sr. Calderón por los números, él sabía muy bien que el factor humano era lo verdaderamente importante, sin un buen equipo de personas el mejor negocio del mundo puede fracasar.
En el año 2016 el salario minimo estaba situado en 21,84 € al día, o sea 655,20 € al mes, España figuraba en la cola de paises europeos.
En este mes el salario mínimo interprofesional es de 37,80 € al día, 1.134 € al mes, 15.876 € brutos anuales, repartidos en 14 pagas. El aumento del 5% frente al 3% que ofrecía la patronal empresarial.
El coste de la cuota empresarial de la S. Social aumenta en apenas 54 € al mes, importe que se deduce del pago de la declaración fiscal.
De lo que parece no enterarse la patronal es que lo que cobran los empleados es para poder vivir, para gastarlo, consumirlo, posiblemente en comprar productos que producen esas empresas.
Yolanda Díaz ha vuelto a poner “una pica en la CEOE” ganando la batalla, con ayuda de sindicatos, del aumento del 5% del s.m.i.
Cuando los empresarios españoles se den cuenta que lo esencial para sus empresas es contar con el factor humano como la mejor “herramienta” para desarrollar su negocio, entonces empezaremos a crecer como país importante en la UE.
Yolanda Díaz tiene otro reto importante que llevar a cabo, una asignatura pendiente que cumplir.
Porque creo que se ha saltado el orden de prioridades. Lo primero es lo fundamental, lo primero son los derechos fundamentales de millones de mujeres que, en los años 70/80, dejaron sus trabajos remunerados, para atender a sus familia, marido e hijos primero y nietos después. El perfil es que el 83% de las mujeres “cuidadoras” tiene una media de 65/70 años, con estudios primarios y que su base de cotización a la seguridad social no sobrepasa los 5/10 años.
Lo irrisorio del caso es que para poder optar a una pensión no contributiva tienen que convivir con su marido, el que tendrá que demostrar que cobra una pensión inferior a los 12.000 € anuales, para obtener unos 460 € mensuales. Caso de que supere esa cantidad se le deniega la no contributiva.
Sin embargo, si la mujer demuestra que está viviendo con su hijo, por ejemplo, y este no sobrepasa la cantidad de 28.000 € al año sea que si vive a expensa de su hijo/a le dan la paguita mensual, pero si vive con su marido y no está en la indigencia, en la miseria, se le niega el pan y la sal.
Esto es, si no fuera por lo dramático del asunto, de comedia berlanguiana, de cachondeo administrativo y de la España negra franquista.
Esta en su mano poner remedio a esta discriminación de la mujer, está en su mano reivindicar a la mujer, madre y abuela, a las que nos han parido y dado toda su juventud por nosotros, hagamos que puedan morir con medio pan bajo el brazo.
Antes que nada y que nadie; atendamos a nuestras mayores.