Log in
Sin imágenes

En contra de los españoles

  • Published in Política

CUADERNO DE BITÁCORA

El Congreso de los Diputados debate la convalidación o la derogación de tres decretos ley: el decreto ‘ómnibus’ con reformas en la Justicia y en la Función Pública, la reforma del subsidio de desempleo, y un nuevo paquete de medidas anticrisis. Para la luz verde de estas normas, se necesita una mayoría simple –es decir, más síes que noes–.
Que el Partido Popular y Vox voten en contra de las leyes que suponen mejoras en la población, que tratan de solucionar problemas de millones de españoles, de personas bajo el umbral de la pobreza, que intentan paliar el drama del desempleo en mayores de 50 años, la subida de las pensiones, el salario minimo vital o el salario mínimo interprofesional, que proponen un importante avance en la política social del gobierno de coalición, incluso que lo hagan en contra de sus propios votantes, no me extraña ni me extrañara jamás.
Que lo haga JuntsXCat tampoco me sorprende, porque el partido que lidera Puigdemont es primo hermano del Partido Popular, un partido derechista con cada vez menos partidarios.
Pero que Podemos, un partido que dice ser de “izquierda progresista”, vote no a los decretos de leyes que nos producirá la entrada de 10.000 millones de euros de los fondos europeos de recuperación, es totalmente inadmisible e incomprensible.
 Que Podemos vote no al decreto ley que amplía las posibilidades de acceso al subsidio por desempleo –ayudas para quienes han agotado o no tienen derecho a paro por no haber cotizado lo suficiente– a las personas que no tengan responsabilidades familiares ni más de 45 años. Eso sí, tienen que haber agotado una prestación de 360 días o más, frente a los 120 días de los mayores de 45 años, para acceder a lo mismo: un subsidio de seis meses de duración da la impresión de que le importa poco la gente a la que dice defender.
Votar no al decreto ley sobre la gratuidad de los abonos de Renfe para Cercanías, Media Distancia y Radiales se prorroga durante este año. El decreto ley que se somete a votación también amplía en 2024 las ayudas directas a las comunidades autónomas y a las entidades locales para que apliquen descuentos en el precio de los abonos y de los títulos multiviaje del transporte tanto urbano como interurbano es una cabronada increíble.
En cuanto a los desahucios y el bono social la iniciativa prohíbe durante todo este año los desahucios de las personas que se encuentren en una situación de vulnerabilidad, una medida que el Gobierno acordó con EH Bildu. Además, el paquete extiende hasta el 30 de junio las tres categorías de consumidores vulnerables perceptores del bono social eléctrico y los descuentos del 40% para hogares trabajadores con bajos ingresos, del 65% para los consumidores vulnerables y del 80% para los consumidores vulnerables severos. Votar no a este decreto ley es totalmente asqueroso y carente de empatía con los españoles más vulnerables.
La subida del IPREM. La cuantía del Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples sube al 95% en los primeros seis meses (570 euros), al 90% los seis siguientes (540 euros) y el resto, como hasta ahora, el 80% (480 euros). La reforma se aplicará solamente a los nuevos reconocimientos, no a los subsidios que ya estén en marcha.
El permiso de lactancia. La norma también regula el permiso de lactancia. Los trabajadores tienen derecho a una hora de ausencia hasta que el menor cumpla nueve meses. Hasta ahora, se permitía sustituir este derecho por una reducción de jornada de media hora o acumularlo en jornadas completas, pero siempre que esta posibilidad estuviera incluida en el convenio colectivo o el acuerdo con la empresa.
Podemos se la juega, definitivamente es un partido a desaparecer, porque cuando dice “nuestros votantes” olvida que los 5 diputados que van a votar NO en contra de los intereses de los españoles, de la totalidad de los españoles, no votaron a Podemos, votaron a SUMAR,
El cinismo de Irene Montero e Ione Belarra, que demuestran su ambición por el poder, pone en descubierto que Podemos ha sido un fraude, lo es y espero que en las próximas elecciones europeas se demuestre su caída definitiva.