Logo

CCOO y UGT denuncian que la bonanza económica de la industria turística se ha traducido en mayor explotación laboral

Con motivo de la celebración del Día Mundial del Turismo 2017, el día 27 de septiembre, la Federación Canaria de Servicios de CCOO y la Federación Canaria de Servicios, Movilidad y Consumo de UGT, han hecho pública su certeza de que la bonanza económica que vive la industria turística a nivel general y en particular la Canaria, se ha traducido en una mayor explotación laboral sustentada en salarios más bajos, precariedad laboral, pese a estar negociados los Convenios sectoriales, aumento de la externalización con el objetivo de no aplicar los Convenios Provinciales en Canarias.

Por ello han emitido el siguiente COMUNICADO:

En este día tan significativo para el turismo Internacional los sindicatos de clase en Canarias queremos seguir denunciando como hace un año que los trabajadores seguimos siendo la  CARA B DEL TURISMO EN ESPAÑA, por lo tanto seguiremos movilizándonos, denunciando y reivindicando el derecho a tener unas condiciones de trabajo dignas, con un empleo con derechos y profesionalidad, por el derecho de la negociación colectiva, recuperando los derechos y el poder adquisitivo de los salarios, por la derogación de las reformas laborales de los distintos Gobiernos, contra la pobreza salarial y la externalizaciones, así como el reconocimiento de las enfermedades profesionales y el  cumplimiento total de los convenios sectoriales de hostelería en Canarias para que dejemos de ser la CARA B DEL TURISMO EN ESPAÑA.

Para conseguirlo las personas que trabajamos en el Turismo en Canarias tenemos mucho que reivindicar, pero lamentablemente poco que festejar.

Trabajadores del conjunto de los subsectores de la hostelería y temporalidad

Mientras los principales indicadores turísticos crecen de manera espectacular, el empleo en conjunto de los subsectores de la hostelería (que lo componen los establecimientos hoteleros, bares, cafeterías, restaurantes, bares, salas de fiestas, discotecas y similares) y sobre todo su calidad, es precario, a tiempo parcial y, en muchos casos, fraudulento, ya que se trabajan más horas de las contratadas, lo que supone un fraude a la Seguridad Social. Esta realidad supone también un aumento de las cargas laborales de las personas trabajadoras.

El crecimiento de empleo no es real, ya que el mayor número de contratos han sido temporales y a tiempo parcial. Los que han sido indefinidos, la mayoría lo han sido como, fijos discontinuos, o fijos a tiempo parcial.

A juicio de los firmantes de la declaración, el elevado número de contratos temporales esconde situaciones fraudulentas ya que, o están cubriendo una necesidad permanente o, aún siendo temporales, al hacerse para cubrir temporadas altas en el sector, deberían realizarse bajo la modalidad de fijo indefinido pues en Canarias no existe la Temporalidad en el Sector, teniendo unos índices de ocupación altísimos durante todos los meses del año. La precariedad laboral se complementa con la existencia de falsos contratos formativos, en los que contratos en prácticas como becarios/as cubren puestos de trabajo habituales para ahorrarse el salario de un trabajador de cualquier categoría como se ha podido comprobar en los restaurantes de la Estrellas Michelin. Sin olvidarnos de la subcontratación y externalización a nivel del conjunto de departamentos de los servicios en sectores de hotelería, y, en particular, el departamento de camareros y camareras de pisos, con el objetivo de precarizar más el empleo y no aplicar los convenios sectoriales para rebajar más aún los salarios en cerca del 40% y empeorar sus condiciones laborales.

Esta precariedad laboral origina una merma en la profesionalidad y la calidad de la oferta turística. Por lo tanto, para CCOO y UGT uno de los principales retos a abordar en el sector es la creación de empleo con calidad y derechos, basado en contratos fijos a tiempo completo, porque además desde el punto de vista productivo un trabajador/a bien pagado y tratado ofrece un servicio de mucha más calidad y ello redunda en la satisfacción del turista.

 CCOO y UGT abogamos hace un año  por un pacto a favor de la hostelería reglada, contra la economía sumergida y la precariedad laboral y por la regulación, lo más homogénea posible, de las viviendas de uso turístico en el conjunto del Estado Español, y en particular en Canarias para ello se necesita  que el Consejo de Turismo de Canarias, que es el órgano donde todas  las Administraciones, tanto local, autonómicas, cámaras del comercios, las asociaciones más representativas del sector y CCOO y UGT podía ser el foro apropiado para debatir las líneas generales de un modelo turístico socialmente responsable. Esperamos y confiamos que el Gobierno De Canarias impulse un pacto, en el que participen, los sindicatos y las asociaciones empresariales mayoritarios del sector, en favor de la oferta reglada para hacer frente a la oferta alegal, para que afloren este tipo de viviendas y para que se puedan comercializar de una manera reglada y así acabar con la competencia desleal y el intrusismo propiciar que aflore la economía sumergida a nivel general y en particular el empleo sumergido, reforzando las inspecciones turísticas y la Inspección de Trabajo.

En el año 2017 ha irrumpido con fuerza  el debate sobre el modelo turístico actual  las trabajadoras y los trabajadores del sector y los medios de comunicación, alertados por la preocupación de masificación en algunos destinos turísticos, lo que está produciendo un creciente sentimiento de rechazo hacia la industria turística en parte de la población, motivado por la masificación turística y la precariedad laboral que son los principales problemas que niegan los que hablan de “turismofobia”.

 En ese sentido debemos reflexionar, sobre todo porque ante la fuerte demanda que está teniendo las viviendas turísticas, Viviendas que se alquilaban a vecinos y Trabajadores del sector, hoy se alquilan para viviendas turísticas, alegales o legales, porque les dan mucha más rentabilidad. Lo cierto es que la masificación alojativa se ha convertido en un goteo silencioso para acabar desplazando a la población autóctona y altera la morfología urbana de las ciudades, con esta situación se  están perdiendo vecinos en muchos centros de las ciudades y cada vez estamos convirtiendo éstos en parques temáticos, perdiendo autenticidad, así como nuestra cultura e idiosincrasia y el espacio de participación ciudadana para las personas que habitan estos destinos turísticos. Por lo tanto van creciendo unos destinos turísticos más estandarizados en el conjunto del estado.  A todo ello hay que añadirle que, en muchas ciudades, los espacios comunes están siendo sustituidos por negocios en las terrazas, en espacios públicos, como plazas o aceras. La impresión que tienen muchas ciudadanas y ciudadanos es que la especulación urbanística está siendo sustituida por la especulación turística, y, si algún día estalla la burbuja, pagarán los de siempre. Por lo tanto es hora que las administraciones con competencia en materias turísticas, tanto los ayuntamientos, Cabildos y Gobierno Autonomo, no se pongan de “perfil”, o se dediquen a  hablar de las “bondades” y la riqueza y el empleo que genera la industria turística. Los empresarios y el Gobierno no pueden seguir cogiendo el “rábano por las hojas” ya que se volverían a equivocar como hasta ahora, no es un problema de marketing, ya que en nuestra opinión debemos ir al fondo y no utilizar la “turismofobia” como un “espantapájaros”, que sacan a relucir cuando alguien critica cómo está montado el negocio turístico. Por tanto, lo urgente es no perder el tiempo y ponerse a trabajar en un cambio de modelo turístico, socialmente sostenible, apostando por empleo de calidad y salario decente para sus trabajadores y trabajadoras, como llevamos muchos años reclamando desde  CCOO y UGT.

Tenemos que aumentar la calidad en el servicio, así como la creación de empleo de calidad y derechos, basado en contratación estable y salarios dignos, que además hay que intentar fidelizar

Para cambiar esta realidad, debemos cambiar el contraste entre el récord en los datos turísticos de visitantes frente a modelos cortoplacistas, centrados en la maximización del beneficio a costa de la competencia desleal y el dumping, las externalizaciones, el ajuste de costes laborales y el fraude de ley.

Tenemos que apostar por políticas que apoyen el turismo socialmente responsable.  

En ese sentido los sindicatos UGT y CCOO vamos a promover sello de “hoteles justos” que cambien esta realidad para que hagan posible la convivencia entre vecindad y turistas, apostando por un modelo de turismo sostenible. una actuación inspectora para la detección y corrección en la prestación de servicios turísticos en clandestinidad y en el cumplimiento de la normativa turística.

En definitiva, UGT y CCOO abogan por un pacto a favor de la hostelería reglada, contra la economía sumergida y por la regulación, lo más homogénea posible, de las viviendas de uso turístico en el conjunto del Estado Español. Por lo que el día Mundial del turismo NO tiene nada que celebrar en Canarias.

Copyright 2016 Centro de La Cultura Popular Canaria