Log in
Sin imágenes

Anuncian un “viernes negro” en Correos ante la primera jornada de huelga

  • Published in Sociedad

La Federación de Servicios a la Ciudadanía de Comisiones Obreras, sindicato mayoritario en Correos, ha vuelto a advertir al Gobierno y a la dirección de la empresa que está en sus manos poner fin al conflicto iniciado hace seis meses y cuya solución pasa por concretar los compromisos anunciados en la única reunión de mesa negociadora celebrada el 8 de noviembre en un acuerdo que actualice y termine con las precarias condiciones laborales de la plantilla y, con ello, evitar la huelga general convocada el día 30 de noviembre.

Las políticas de recortes heredadas de los anteriores Gobiernos han caído en Correos en forma de salarios recortados y congelados desde hace más de 8 años en nóminas que apenas superan los mil euros mensuales, en la eliminación de 15.000 empleos fijos y un incremento de la precarización -con 35% de eventualidad y 22% de parcialidad-, sobrecargas de trabajo y deterioro de derechos.

Con estos datos de falta de plantilla a lo que se une el incremento de la actividad en período navideño de un 25% respecto al año pasado, CCOO ha señalado que la ciudadanía se está viendo notablemente afectada por los retrasos en las entregas y podría recrudecerse en próximas fechas con una disminución de la calidad del Servicio Público Postal ante la carga de trabajo inasumible y la falta de medidas del Gobierno y de la Dirección de la empresa.

Por ello, el sindicato insiste en que es prioritario y urgente -a menos de cuatro días para el inicio de la primera jornada de huelga general convocada en Correos- acabar con la creciente desregulación y disminución de derechos y dar paso a un Acuerdo Plurianual que incluya la recuperación y reconquista del salario arrebatado, más empleo fijo -reduciendo las elevadas tasas de eventualidad y parcialidad a la vez que evitando sobrecargas innecesarias- y mejora de derechos laborales.

CCOO ha avisado al Gobierno y a Correos de que tiene la obligación inexcusable de atender a las reivindicaciones de casi 60.000 trabajadores y trabajadoras en todo el país si no quiere que el próximo 30 de noviembre se convierta en un verdadero viernes negro. Para ello, debe dar un giro a las políticas de recortes realizando los esfuerzos necesarios para que, en los próximos días, se materialicen verdaderos avances en la negociación, en pos de la firma de un Acuerdo que atienda las reivindicaciones de los trabajadores y las trabajadoras. Sólo así se podrá desactivar el conflicto y evitar la primera huelga del viernes 30 de noviembre.