Log in
Sin imágenes

CGT e Intersindical Canaria critican que los sindicatos que se movilizan en Correos han ignorado los problemas de fondo

Charla en la Sala San Borondón

SB-Noticias.- Representantes sindicales de Correos intervinieron recientemente en la Sala San Borondón en una Charla-coloquio, analizando la situación real que se está produciendo en la mayor empresa pública del Estado.

Pablo Díaz Pedrero (CGT) y Carlos del Castillo (Intersindical Canaria) hicieron un repaso por la precaria situación laboral y la falta de derechos laborales que soportan los empleados, pero también analizaron sus diferencias con los sindicatos “convencionales” que están convocando jornadas de huelga.

Los representantes sindicales denunciaron casos que se están produciendo en el día a día en los distintos Centros de las islas, con  despidos, acoso laboral, reestructuración de la plantilla, endurecimiento de las condiciones de trabajo y circunstancias que obligan – incluso- a recibir tratamientos psiquiátricos.

Destacan en particular, situaciones que se produjeron en el pasado y están volviendo a darse en diversas oficinas, como el despido  a trabajadoras aquejadas de enfermedades crónicas, por incapacidad temporal, a pesar de que algunas acortaban las bajas porque no podían vivir con el porcentaje del bajo sueldo que ya percibían.

Consideran que Correos ejecuta una política laboral en contra de sus trabajadores.

Los salarios

Asimismo la evolución de los salarios no requiere comentarios, mientras que en 2011 el salario de los empleados era de 1.265 € , en 2016 bajó a 1.091 € (perdiendo un 13,76 %). Mientras que en el caso de los directivos en 2011 cobraban 64.000 € y en 2016 131.000, incluso en 2017 se subieron otro 18 %, “y luego hablan del deficit de Correos”, concluyen.

Tanto CGT como Intersindical Canaria han presentado numerosas denuncias por todo este tipo de casos, sin embargo lamentan que no ha habido respuesta por parte de otras organizaciones sindicales para luchar de forma unitaria.

Por qué difieren de CCOO, UGT y Sindicato Libre

Los representantes sindicales aseguran que fueron los primeros en llamar a la unidad sindical en Correos, incluso antes de la  entrada en la SEPI en 2012 “Siempre hemos abogado por la unidad sindical para enfrentarmos a este rodillo de privatizacion que deteriora las condiciones de los trabajadores” afirman.

¿Cuáles son las diferencias con los sindicatos CCOO, UGT y Sindicato Libre?

Llaman la atención de que precisamente los sindicatos “convencionales” que ahora se movilizan, firmaron el último convenio colectivo en el año 2011, a pesar de que antes se había constituido la unidad de todos los sindicatos, con jornadas de reivindicación y paro, exigiendo incluir en el Convenio un mínimo de 10 puntos, sin embargo finalmente lo firmaron en 2011 sin incluir ninguno de esos 10 puntos.  

Las consecuencias de ese Convenio, para CGT e Intersindical Canaria, han sido criminales para los empleados: penalizaciones en el CPA (Complemento de producción y asistencia), no cobertura 100 % por enfermedad, pérdida de 12.000 empleos, cierre de 400 oficinas rurales, redimensionamientos, reducción de mínimos de contratación, cambios de horarios, desregulación de derechos, aumento de la presion y represión, no actualización del preico de la gasolina, no consolidación del empleo, abuso de la contratación a tiempo parcial – que en la actualidad llega al 32 % -

Otra de las diferencias de fondo es la entrada de Correos en la SEPI (La Sociedad Estatal de Participaciones Industriales) que para los sindicatos CCOO, UGT y Sindicato Libre supone “una posibilidad de reactivación de Correos”, mientras que para CGT e Intersindical es un organismo para desmantelar el sector público. La SEPI se define como “un instrumento estratégico en la aplicación de la política diseñada por el Gobierno para el sector público empresarial, cuya misión es rentabilizar las participaciones empresariales y orientar todas las actuaciones atendiendo al interés público. De esta forma, la gestión de SEPI debe aunar la rentabilidad económica y la rentabilidad social”.

Además, acusan a estos sindicatos de compartir con el partido Popular en la necesidad de reducir la empresa.

Tampoco coinciden en que la falta de financiación del Estado sea el problema fundamental de Correos, que es el principal argumento que alegan estos sindicatos para movilizarse. En este sentido recuerdan un dato del Informe de fiscalización de cuentas del Tribunal de Cuentas a Correos y Telégrafos SA, donde se demuestra que ha habido muy mala administración de las cuentas, por ejemplo en 2015 se produjeron pérdidas de 259 millones por hacer descuentos por encima de lo estipulado.

Intersindical Canaria y CGT echan de menos la constitución del comité de empresa en Santa Cruz de Tenerife, donde se han abierto unos 80 expedientes disciplinarios a empleados por las más diversas causas, lo cual consideran una situación  intolerable y que no se ha dado en ningún otro lugar, “en la actualidad con sólo un informe de un ‘jefe’ se puede ejecutar un despido” afirman.

Crítica al sindicalismo convencional

En conclusión, los representantes de CGT e Intersindical Canaria se muestran críticos con el actual sindicalismo ejercido por las principales organizaciones, "estos sindicatos se han convertido en comerciales o en gestorías, más preocupados por ganar afiliados que en promover asambleas, escuchar a los trabajadores y trabajar por resolver los verdaderos problemas" y añaden que se ha perdido el norte de lo que es el sindicalismo real, de clase.