Log in
Sin imágenes

Rechazan el informe del CICOP que permite derribar las casas de Miraflores en Santa Cruz

La Asociación Nuestro Patrimonio ha expresado su rechazo al informe de la fundación CICOP encargado por el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife que concluye la ausencia de valores históricos o artísticos que proteger en los inmuebles 23, 27 y 29 de la calle de Puerta Canseco y avala que pueden demolerse.

En un comunicado, esta asociación muestra su apoyo a los informes técnicos del Servicio de Patrimonio Histórico del Cabildo de Tenerife, emitidos durante la revisión del Plan General en 2007 y 2010, el cual ratificó en agosto de 2017 en un informe solicitado por este colectivo, que los citados inmuebles, así como varios más en el antiguo barrio de Miraflores, "merecen ser incluidos en el catálogo municipal".

En dicho informe se detallaba que fueron diseñados por los arquitectos "más prestigiosos" que trabajan en Santa Cruz en la primera mitad del siglo XX (Pintor, Pisaca, Marrero Regalado) y con unas características tipológicas y formales que le otorgan un "indudable valor patrimonial". Por tanto, desde la Asociación no comparten las demoliciones previstas, toda vez que su fin primordial es la defensa y puesta en valor del patrimonio histórico.

Lamentan que el Ayuntamiento haya dado autorizaciones para demoler inmuebles que los técnicos del Cabildo habían propuesto catalogar, sin antes disponer de un informe técnico propio que contradijera a los del Cabildo, dado que el informe que ahora avala la decisión política, muy anterior en el tiempo, de no catalogarlos se encargó al CICOP muy recientemente cuando ya se había empezado a demoler uno de ellos y el Cabildo había paralizado de forma cautelar el derribo, explica la Asociación.

El colectivo exige que este anómalo procedimiento a posteriori no se vuelva a repetir y, por tanto, se revise el Catálogo Municipal siguiendo los procedimientos legales y teniendo en cuenta los informes del Servicio de Patrimonio Histórico del Cabildo que desde 2007 propone dar un grado de protección a más de 500 inmuebles en toda la capital.

A su vez, reclaman que para tal fin, y en cumplimiento de la moción aprobada en junio de 2017 por unanimidad en el pleno del Ayuntamiento, se constituya el Consejo Municipal de Patrimonio Histórico, desactivado desde 2009, para que elabore un dictamen sobre esos 500 inmuebles, que este órgano esté compuesto por expertos en la materia (arquitectos, historiadores del arte, etcétera), que su composición goce del apoyo unánime del pleno municipal y que en él puedan estar representadas las asociaciones ciudadanas dedicadas a la defensa del patrimonio histórico.