Log in
Sin imágenes

Se movilizan contra la política antisocial de VISOCAN

  • Published in Sociedad

SB-Noticias.- La Plataforma por la Dignidad reclama a la nueva Consejera de Asuntos Sociales del Gobierno de Canarias y Presidenta de Visocan, para que tome cartas en el asunto y ponga solución al calvario que están pasando muchas familias de La Laguna que viven en residenciales de Visocan.  Asimismo, próximamente pedirán también responsabilidades al alcalde de La Laguna en esta problemática.

Este martes, miembros del colectivo han hecho entrega de una carta en la Consejera de Asuntos Sociales del Gobierno de Canarias, en la que hacen las siguientes peticiones:

1º.- Que sirva dar las órdenes oportunas a los funcionarios de Visocan para que todas las familias con dificultades de pago que viven en estas dos residenciales de La Laguna –y por extensión de toda las viviendas sociales de Visocan en Canarias-, reciban un trato digno y se estudie caso por caso su situación económica y familiar al objeto de adecuar su cuota a una cuantía que puedan pagar.

2º.- Que se sirva dar las órdenes oportunas al Director del Instituto Canario de la Vivienda de su Consejería dependiente, para que retome los compromisos firmados en su día con el Alcalde de La Laguna en relación con estas viviendas al objeto de cumplirlos.

3º.- Que mantenga presente y en vigor el compromiso formal que asumió la anterior consejera de no desahuciar a ninguna familia de Visocan por problemas económicos, cuestión que parece haberse olvidado, por lo que nos cuentan algunas familias que han acudido recientemente a las dependencias de Visocan a renovar contratos.

4º.- Que se realicen condonaciones y/o quitas de deuda a las familias cuando se compruebe que las firmaron sin capacidad económica real para afrontarlas, habiéndolas firmado de alguna manera coaccionadas o asustadas, por miedo al desahucio. Y ello en base a varias consideraciones: a) por un lado la Ley de Segunda Oportunidad, aprobada por el Gobierno del PP hace pocos años, y que en teoría debería permitir su aplicación a los casos aquí citados; y b) por la propia disyuntiva de la empresa Visocan, famosa por sus dispendios en sueldos, por su deuda y por sus operaciones especulativas con resultado nefasto. No se entiende que aprieten y exijan tanto a las familias que menos tienen, no aplicándose la misma vara de medir para ellos mismos.

5º.- Que no se obligue a firmar ningún otro compromiso de pago de deuda atrasada que no se ajuste a la situación económica real de las familias, sin advertencias sutiles de desahucio y otras recomendaciones.

6º.- Que Visocan como propietaria que entendemos que es de estas viviendas asuma el pago del IBI y deje de pasárselo al cobro a familias la mayoría precarias que además viven de alquiler, o en su defecto, y atendiendo al acuerdo firmado en su día por el Alcalde de La Laguna y el ICV, solicite al consistorio la exención del pago, como ocurre por ejemplo con los inmuebles propiedad de la Iglesia.

7º.- Que se ofrezca a las familias la posibilidad de pagar un alquiler con opción a compra por estas viviendas, en un modelo que ofrecería a las mismas un incentivo extra a futuro con la posibilidad de adquirir la propiedad, justificaría un poco más el cobro del IBI y puede que animara a las familias a pagar con más interés por algo que algún día será suyo.

8º.- Que atienda las demandas de intervención social y material que llevan tiempo pidiendo las familias desde estas viviendas a Visocan, e inste al Ayuntamiento de La Laguna a intervenir también en el ámbito social, educativo y laboral.

9º.- Que se sirva darnos audiencia en reunión presencial con representantes de los vecinos y miembros de la Plataforma por la Dignidad.

10º.- Que nos sellen copia y den registro, y nos contesten en tiempo y forma en relación a los puntos que se piden, y en especial a la solicitud de reunión presencial que consideramos importante para hacerle ver de primera mano lo que sucede en estas dos residenciales.



Modelo de cartas que Visocan está empezando a mandar a las familias exigiendo el pago, olvidando lo que se firmó en el compromiso anterior.