Log in
Sin imágenes

Manifiesto del PSOE en el Día Internacional contra la violencia de género

  • Published in Sociedad

Un año más, el PSOE se suma al llamamiento de Naciones Unidas de conmemorar el 25 de noviembre como Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las mujeres, y ratifica nuestro firme compromiso permanente de rechazo de la violencia de Género, al tiempo que reitera nuestra obligación de trabajar hasta conseguir su erradicación.

Tenemos la convicción de que la tolerancia cero con la violencia contra las mujeres debe ser un valor  y como tal defendido por la sociedad en su conjunto.

Más de 800 mujeres han sido asesinadas en España por sus parejas o ex parejas desde el año 2003, fecha que marca el inicio de la recopilación de datos  oficiales. La violencia de género  es una violencia que se dirige contra la mujer por el hecho de serlo al ser considerada por sus agresores como personas carentes de los derechos de libertad, respeto y capacidad de decisión.  Es una forma de terrorismo al que la ciudadanía debería responder y no permanecer impasibles. Es una terrible lacra social a la que todos hemos de hacer frente.

Los socialistas creemos y defendemos  la igualdad entre mujeres y hombres como principio fundamental. Nuestro compromiso contra la violencia de género es firme. Fue un gobierno socialista el que aprobó la Ley Orgánica de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género que ha supuesto un revulsivo frente  a la violencia de género en todos sus aspectos y que se ha consolidado como modelo internacional. Una ley para la prevención, protección, persecución y castigo de la violencia utilizada por el compañero o ex compañero sentimental. Una ley que desarrollamos y pusimos en marcha durante los años de gobierno socialista.

Una sociedad decente exige avanzar hacia una sociedad segura y libre de violencia de género, que garantice una respuesta rápida y efectiva a las mujeres que sufren violencia así como a sus hijos e hijas, generando y ofreciendo los mecanismos necesarios para conseguirlo. Es por ello, que los socialistas llevamos años reclamando un Acuerdo Social, Político e Institucional contra la Violencia de Género. Un Pacto de Estado al que se le acaba de abrir la puerta en el Congreso de los Diputados gracias a la creación de una subcomisión que iniciará sus trabajos, y que ha sido apoyado por todos los grupos políticos de la Cámara.

Durante los últimos cuatro años los presupuestos destinados contra la Violencia de Género han sufrido graves recortes. Es tiempo de abordar con voluntad política y con decisión una respuesta firme de la sociedad, partidos políticos e instituciones frente a la violencia machista. Es tiempo de soluciones.

 En primer lugar, hay que reponer y dotar suficientemente las partidas presupuestarias y por objetivos que se han venido recortando en los últimos años, especialmente los recursos destinados a la prevención y a la asistencia social de las víctimas de violencia de género, dependientes tanto de las Comunidades Autónomas, como de los servicios de proximidad de los Ayuntamientos.

Entendemos que es necesario crear un fondo específico de apoyo a los ayuntamientos para dar refuerzo a la red de servicios públicos, impulsando el papel que desempeñan y deben seguir desempeñando los servicios sociales municipales y los centros de la Mujer.

En segundo lugar hay que dotar de recursos suficientes para garantizar la eficacia de  la Administración de Justicia. Todos los estudios nos indican que las denuncias por violencia de género no aumentan. Apenas llegan al 30% por lo que el 70% queda impune. Hay que luchar contra esta impunidad para que las victimas tengan confianza en la Justicia y se sientan protegidas y que no teman perder a sus hijos e hijas.

Los socialistas subrayamos la necesidad de poner en marcha en los Juzgados Especializados en Violencia de Género el Acompañamiento Judicial Personalizado, para hacer accesible la información a las mujeres víctimas de violencia de género sobre el itinerario y procedimiento más seguro en su recorrido judicial, desde el momento en el que ponen la denuncia hasta el final del proceso.  Cada denuncia retirada es un éxito del maltratador en su estrategia del miedo, de la coacción y de la amenaza. Sabemos que la violencia de género es un fenómeno complejo por tanto, quienes se enfrentan a él tienen que estar especializados y haber recibido una formación completa y rigurosa. Sabemos que existen fallos en la percepción del riesgo y en los informes psicosociales. Sabemos también que en numerosas ocasiones se revictimiza a las mujeres por lo que es necesaria la obligatoriedad de formación específica en la materia, impartida por una institución acreditada previamente a ocupar su puesto, tanto de los magistrados al frente de órgano jurisdiccional especializado, como de abogados, forenses y equipos psicosociales que intervengan en los Juzgados especializados de violencia de género.

La educación es otra de nuestras preocupaciones. Si no rompemos los ciclos, la violencia de género pasará de generación en generación por lo que es materia del Acuerdo tanto el Plan Nacional de Sensibilización y Prevención de la Violencia de Género como el Plan integral para prevenir, proteger y reparar el daño a menores víctimas de violencia de género y especialmente, la incorporación al currículum en todas las etapas educativas la formación específica en Igualdad, educación afectivo- sexual y de prevención de la violencia de género. Por último, tal como han recomendado tanto la CEDAW como Convenio del Consejo de Europa sobre Prevención y Lucha contra la Violencia contra la Mujer y la Violencia Doméstica, estamos convencidos de que es el momento de ampliar la Ley Integral contra la violencia de género de manera que estén recogidas en ella todas las manifestaciones de dicha violencia y no exclusivamente las que se producen en relaciones de pareja como ocurre en este momento.

Un año más, queremos recordar a todas y cada una de las víctimas mortales de la violencia de género. Mujeres con nombres y apellidos, con una vida por delante que fue truncada por una violencia cruel ejercida, precisamente, por la persona con la que un día decidieron compartir su vida. También, a todos los menores, a los hijos y las hijas de los maltratadores, víctimas a su vez de esta violencia.

RELACIONADO

Juventudes Socialistas de Canarias (JSC) recalca la necesidad de un pacto de Estado contra las violencias machistas. 

Con motivo del 25 de noviembre, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, Juventudes Socialistas de Canarias exige a todos los grupos políticos regionales y estatales que agilicen los trámites para poner en marcha un pacto de Estado contra el terrorismo machista. Los y las jóvenes socialistas insisten en que este tema debió haber sido abordado justo al día siguiente de formarse Gobierno, puesto que se trata de un tema absolutamente prioritario.

Omar González, Secretario General de JSC, afirma que “no podemos continuar viviendo día tras día con la lacra social que genera en Canarias y en España los crímenes de violencia contra las mujeres”. Alicia Pérez, Secretaria de Igualdad de JSC, señala que “todavía queda mucho trabajo por hacer para concienciar a toda la sociedad de las magnitudes de un problema que genera víctimas que son asesinadas por el hecho de ser mujeres”. De igual manera, Pérez se muestra preocupada por “los datos que advierten que la violencia de género es cada vez más frecuente entre los jóvenes”. Indica también que “es vital que todos aquellos y aquellas que tengan conocimiento de una situación de violencia de género denuncie de forma inmediata si son conocedores de la situación o son testigos de ella”.

Juventudes Socialistas de Canarias rechaza los recortes en materia de igualdad y prevención de la violencia de género acometidos por el Gobierno de Mariano Rajoy en la pasada legislatura. Consideran de suma importancia volver a las partidas presupuestarias de antes de la crisis económica y ruegan al Gobierno de España a no escatimar en recursos contra la violencia machista.

JSC, a pesar de “ser conscientes de que queda un largo camino por recorrer”, alaba la tarea que el Instituto Canario de Igualdad y el Gobierno de Canarias está llevando a cabo en materia de apoyo, atención y protección a las víctimas.

Asimismo, desde JSC consideran que es un compromiso de la juventud progresista colaborar y sumarse a aquellas campañas realizadas desde los colectivos sociales. Es por esto por lo que han decidido sumarse a la acción reivindicativa y participativa de rechazo a la violencia machista que se desarrolla desde la Asociación Social y Cultural para las Mujeres Mararía, que consiste en la elaboración del “árbol de la violencia”, confeccionando un árbol lleno de huellas rojas testimoniales que simulan la sangre de las víctimas de la violencia de género.