Log in
Sin imágenes

IC rechaza los logros que se atribuye el Consejero de Sanidad saliente

  • Published in Sanidad

El Sindicato Intersindical Canaria rechaza los pretendidos éxitos en la gestión, que se atribuye la Consejería de Sanidad y el Servicio Canario de Salud del último gobierno de Coalición Canaria, en la legislatura que concluye.

Afirman que el consejero de Sanidad saliente, como último acto de hipocresía institucional, se despide enviando una carta a los trabajadores y trabajadoras del Servicio Canario de Salud exponiendo sus logros.

Desde intersindical Canaria rechazan las autoalabanzas expresadas en esta "impropia y fuera de lugar carta de despedida".

Por ello expresan en un Comunicado, el retroceso en la gestión pública que han supuesto las políticas de Coalición Canaria en esta última lesgislatura:

«Si no es menos cierto que se han puesto en marcha el reconocimiento de algunos derechos de los trabajadores de la Sanidad Canaria, es más evidente que esto se ha hecho de forma sesgada, interesada y torticera en muchos casos.

Intersindical Canaria ha intentado permanentemente en los Servicios Centrales del Servicio Canario de Salud establecer negociación con el Director del mismo Conrado Domínguez Trujillo, con su Directora de Recursos Humanos Antonia María Pérez Pérez y con el Secretario General del SCS Abraham Luis Cárdenes González e incluso con el consejero José Manuel Baltar Trabazo, al ver que ninguno de los anteriores respondía, obteniendo inicialmente compromiso de alguna de ellas, para finalmente tener a pesar de nuestra insistencia “el silencio por respuesta”.

Resultado de esto es la incapacidad de gestión de muchos expedientes que posteriormente han ido repercutiendo en la calidad asistencial de los centros sanitarios públicos.

Para los que no conocen el funcionamiento interno del Servicio Canario de Salud y de la Consejería de Sanidad del gobierno canario y a modo informativo, los Servicios Centrales son, sin querer quitar relevancia a los servicios asistenciales, la cabeza organizativa de todos las acciones que desarrolla el gobierno de canarias en la política sanitaria. Sin ella, todo lo demás se colapsa o sufre desajustes.

¿Cual es la causa de esta realidad? La respuesta es sencilla, los dirigente políticos y sus equipos se han dedicado exclusivamente a parchear la política sanitaria canaria, su dedicación a lo “urgente” y su olvido de lo “importante” nos ha llevado a la situación actual.

Un ejemplo lo tenemos, en favorecer decenas de comisiones de servicio de personal sanitario con el consiguiente abandono de sus funciones sanitarias y su incorporación a los servicios centrales de la consejería, a otros organismos de la administración autonómica y ello, a través de formulas administrativas claramente cuestionables, que han supuesto en muchos casos, lo que vulgarmente podríamos definir como “colocaciones a dedo”.

Desde Intersindical Canaria llevamos tiempo denunciando e intentando que la falta de buenas prácticas en la gestión se corrija, que queden en el olvido las políticas de gestión rancia, pero como todos los ciudadanos constatan en el día a día, es una realidad por subsanar.

¿Qué resulta de esto? nos preguntamos como ciudadanos y como organización sindical. El resultado ha supuesto que los trabajadores y trabajadoras mejor preparados, con mas derecho, los que realmente deberían haber sido promocionados y otros que deberían haber sido contratados de forma transparente, a través de procesos de selección en los que se consideren sus méritos, capacidad e igualdad de participación, no se les haya tenido en cuenta.

El malestar actual entre los empleados públicos en servicios centrales del Servicio Canario de Salud por la actitud irrespetuosa, por los agravios comparativos creados por este equipo directivo, por el ninguneo de sus legítimos representantes es notoria y esperamos que los nuevos responsables tomen nota y medidas para corregirlo.

La dirección de la sanidad pública canaria durante esta legislatura, ha sentado las bases y puesto los cimientos para que el proceso de privatización se acelere de forma exponencial, lo podemos constatar en las prorrogas de los convenios, en el trasvase de las inversiones hacía entidades sanitarias y en el caos en la gestión o dejación de funciones en gran parte de las responsabilidades del equipo directivo.

Entendemos desde Intersindical Canaria, que la sanidad canaria debe dejar de ser la hermana pobre, la gran olvidada y la puerta trasera de viejas “políticas de gestión” que dan paso a su descomposición por inanición, justificando así la necesidad de ponerla en manos privadas.

Intersindical Canaria apuesta y quiere trasladar a la opinión pública que una Sanidad de calidad Pública es posible, no solo es posible, sino que es económicamente viable e incluso llega a ser menos costosa para las arcas públicas que la privada.

Una gestión inteligente, basada en criterios de planificación, con gestión técnica basada en el sentido común, teniendo en cuenta el corto plazo pero no perdiendo de vista el medio y largo plazo, con actuaciones no caciquiles, transparente en sus contratos y adjudicaciones, competitiva, con reconocimiento del recurso principal de cualquier organización que se precie, sus Recursos Humanos. Cambiaría el rumbo o la falta de rumbo de uno de los derechos principales reconocidos como universales en la Constitución.

Intersindical Canaria quiere dejar pública constancia de estar dispuesta a coadyuvar desde sus competencias para favorecer, de una vez por todas, el salto que necesita la Sanidad Pública Canaria, para pasar de estar en la cola de los servicios sanitarios del estado a posiciones que permitan un servicio digno a los ciudadanos y ciudadanas de Canarias».

Finalmente envían algunas sugerencias para los responsables de la Sanidad canaria que comienzan su andadura:

«No pongan al lobo a cuidar las ovejas.

Dediquen tiempo y recursos a resolver lo Urgente si, pero no dejen olvidado lo importante.

Recuerden que su principal activo son los recursos humanos».