Log in
Sin imágenes

Un estudio aboga por adoptar un control integral de la diabetes tipo 2 en Atención Primaria ante la especial incidencia que tiene en las Islas

  • Published in Sanidad

SB-Noticias.- Los resultados de un estudio realizado en diversos centros de salud presentado ayer por los doctores Francisco José Escobar y Juan Luis Alonso, miembros del Grupo de Diabetes Melitus de SEMERGEN-Canarias, en el Congreso que esta sociedad médica está celebrando en la capital grancanaria, abogan por la adopción por parte de los médicos de Atención Primaria de un protocolo de atención integral a los enfermos de diabetes que, más allá del control de la glucemia y de los factores de riesgo cardiovascular (tabaco, hipertensión, sedentarismo y obesidad) contemple también factores como la posible detección de depresión o ansiedad, los aspectos psico-sociales o la existencia de posibles trastornos de alimentación en el paciente.

Las recomendaciones de este grupo de trabajo surgen ante la constatación de que la diabetes tipo 2, la más frecuente, tiene en España y en Canarias una prevalencia del 13,8%, pero en el archipiélago hay diversos factores que contribuyen a una mayor mortalidad, principalmente como consecuencia un estilo de vida poco saludable. Quizás por una posible mayor predisposición genética a la diabetes, los datos muestran que los pacientes canarios son los que más sufren retinopatías diabéticas y mayor número de amputaciones en comparación al resto de regiones del Estado y necesitan mayor número también de diálisis y trasplantes renales.

La propuesta de este grupo de trabajo, que partió de un estudio realizado a 1224 pacientes diabéticos de diferentes centros de Atención Primaria de Tenerife y de Gran Canaria, propone la adopción de unas mejoras en el sistema informático de trabajo de los profesionales pensadas específicamente para los enfermos de diabetes. Los ajustados tiempos de atención al paciente en Atención Primaria, de 6 minutos por persona, hacen que el médico pueda caer en la llamada inercia terapéutica, en la que se produce un retraso en la intensificación del tratamiento cuando éste está indicado.

Por ello, la propuesta planteada ayer en el IX Congreso SEMERGEN Canarias pasa por un sistema de alertas en el programa informático utilizado por los profesionales canarios (conocido como DRAGO), con el fin de evitar la aparición de complicaciones de la diabetes como son la exploración de fondo de ojo, de los pies y estudio de función renal, procedimientos que según las ultimas guías de manejo del paciente diabético deben aplicarse.

Esta mejora, afirman, sería extrapolable a atención especializada de manera que el resto de especialistas que valoren al paciente (endocrinos, oftalmólogos, nefrólogos, cirujanos vasculares…) tengan disponible también este herramienta.

El informe recuerda, además, que los costes derivados del tratamiento y prevención de la diabetes se convierten en una de las principales partidas presupuestarias que deben asumir las sanidades públicas.

La diabetes tipo 2 (DM2) se ha convertido en uno de los problemas sanitarios más graves de nuestro tiempo. Sus proporciones son ya epidémicas en la mayor parte del mundo: se estima que actualmente existen 246 millones de personas afectadas en todo el planeta, una cifra que puede llegar a los 380 millones en el año 2025 si se cumplen las últimas predicciones.

Los doctores encargados de presentar este trabajo fueron Francisco José Escobar y Juan Luis Alonso, ambos profesores del máster de diabetes de la Universidad de Alcalá de Henares . Alonso, médico de familia en el centro de salud de Tejina y cuenta con 19 años de experiencia. Es miembro del grupo nacional de DIABETES de SEMERGEN  y ha dedicado los últimos 9 años al estudio de esta enfermedad, después de haberse iniciado en el campo de la atención de urgencias. Francisco José Escobar, por su parte, es Licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Málaga  y especialista en Medicina Familiar y Comunitaria. Ha estado ligado también como médico colaborador a la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC). Actualmente se desarrolla profesionalmente en el centro de salud de Jinámar.