Log in
Sin imágenes

Nueva protesta de trabajadores del HUC contra el esclavismo laboral

  • Published in Sanidad

SB-Noticias.- Trabajadores del Hospital Universitario de Canarias, en cantidad superior al pasado martes, se han manifestado nuevamente en los exteriores del edificio sanitario y ante el edificio donde se aloja la dirección del centro.  La nueva protesta se produce para reclamar a la gerencia y al Gobierno queden en suspendo las hostilidades de la dirección del centro contra aquellos trabajadores que enferman y que ahora han sido castigados con una disminución del tiempo de su contrato laboral.

La medida afecta a aquellos grupos profesionales que, según la dirección, han elevado el periodo medio de incapacidad por enfermedad, afectando por ahora  a los auxiliares de enfermería, técnicos,  personal de cocina,  y algunas de las áreas médicas.

Para Intersindical Canaria el hecho de que la gerencia del HUC no haya aun rectificado este agravio contra los trabajadores que han enfermado y han certificado su dolencia con su correspondiente parte de baja, denota también la ausencia de autoridad existente tanto en el SCS como en el Gobierno, incapaces de poner orden en un hospital público donde una  letal dirección impone una relaciones laborales salvajes, autoritarias y al margen de la ley.

Según se aprobó al final del acto de protesta, los trabajadores, coordinados por el Comité de Empresa del centro,  comenzarán una serie de medidas con el objetivo que la actual dirección del centro sanitario sea de inmediato sustituida al ser la corresponsable de que el centro asistencial atraviese la mayor crisis de su historia con una bajísima inversión económica, la caída en picado de la calidad de prestaciones, la peor dotación de plantilla que se recuerda y una creciente tensión laboral  que en nada ayuda a las labores sanitarias.

Como dato referencial, la dirección del HUC y el Servicio Canario de Salud debe en estos momentos al personal sanitario unas 70 mil horas (setenta mil) realizadas de más por los trabajadores y por encima de lo legalmente establecido, hecho que ya justifica por sí sólo el aumento de las enfermedades comunes y profesionales derivadas de las terribles cargas profesionales que sufren sus trabajadores.   Este sorprendente exceso no ha sido compensado económicamente ni con descanso.