Log in
Sin imágenes

Las medidas preventivas del ébola en el SCS, son manifiestamente insuficientes e improvisadas, según IC

  • Published in Sanidad

El sindicato ha presentado denuncia ante la Inspección de Trabajo

{mosimage}SB-Noticias.- El contagio confirmado por el virus del Ébola, de una Auxiliar de Enfermería del Hospital Carlos III de Madrid, como el primero que se produce en Europa, hace renacer el debate sobre la polémica decisión de repatriar a los religiosos españoles afectados por la enfermedad, cuando todo apunta a que no se contaba con los medios adecuados. Confirmamos ahora, que ésta obedeció más a los compromisos de la iglesia con el gobierno del estado español (PP), que a un ejercicio de responsabilidad basado en la formación, dotación y en los procedimientos científicos.

Además, toca analizar ahora el por qué la Organización Mundial de la Salud (OMS), organización dependiente de las Naciones Unidas, ha subestimado la dimensión de un gravísimo problema, cuyas dimensiones alarmantes se avisaron en marzo de 2014. La OMS, declara esta epidemia como emergencia internacional en agosto de 2014. Hasta entonces, se trató como algo que sólo sucede en aldeas remotas del continente Africano y por tanto, las medidas de prevención frente al contagio, y el ritmo de la investigación, probablemente hasta el día de hoy no han sido los más adecuados. Una vez sucedido lo indeseable, es ahora cuando Europa pide explicaciones al estado español y cuando tras unas patéticas explicaciones dadas por los representantes del gobierno español, deciden que se reúna el Consejo Interterritorial de Salud.

Canarias, por su situación geográfica, quien lo duda, se encuentra en zona de riesgo. Entendemos que, a día de hoy, el Servicio Canario de Salud, no ha articulado una campaña formativa e informativa a la altura. En Tenerife, de forma improvisada el SCS decidió que el Hospital de referencia para atender los posibles casos fuera el HUNSC colgando en la intranet hospitalaria un protocolo, que desde nuestro punto de vista presenta diversas carencias, a posteriori, el HUC y la Gerencia de atención primaria también se sumaron a los protocolos, lo cual delata la descoordinación existente en el seno del SCS a la hora de tratar este tema. Como dato sintomático, hay que resaltar la ausencia de apariciones públicas de la Consejera de Sanidad al respecto.

 A pesar de que la aparición de un posible caso de Ébola es una circunstancia totalmente imprevista frente a la que se debe contar con una preparación estrictamente protocolizada, parece que las decisiones se revisan y cambian  minuto a minuto, por lo que a ésta organización sindical le parece no se ha actuado con el suficiente rigor que merece este asunto. A día de hoy el desconocimiento y la desinformación es clara al respecto en el entorno sanitario, lo que ha provocado que desde principios de septiembre desde Intersindical Canaria se hayan registrado varios escritos solicitando reuniones e información al respecto que hasta la fecha de hoy quedan aún  sin resolver. Debido a lo anteriormente expuesto es  por lo que con fecha de 7 de octubre, Intersindical Canaria ha presentado denuncia a la inspección de trabajo con el fin de  poder garantizar se actúe de forma correcta y no improvisada ante la  hipotética aparición en cualquiera de nuestras instalaciones sanitarias de un caso de infección por este virus.

Sin ánimo de crear alarma, desde Intersindical Canaria nos preguntamos como se va a organizar ahora  La Sanidad Pública Canaria, cuándo en los últimos años la tónica general ha sido la de unas urgencias saturadas, la sobrecarga asistencial, la falta de medios humanos y materiales, y un largo etc.  Ahora que no sólo se criba por el color o el país de origen; cuando acudan los pacientes con un síntoma tan inespecífico como la fiebre, en época de gripe, ¿los seguiremos apilando en los pasillos de urgencias. ¿Con qué medios contamos en nuestras instalaciones para hacer frente a una situación de este tipo? Se trata de la gran incógnita que tendrá que resolver este gobierno en los próximos días,  ¿van a seguir gestionando los recursos sanitarios públicos en base a criterios económicos y no a las necesidades reales que existen para dar solución a los problemas de salud de los canarios?