Log in
Sin imágenes

El Frente Polisario asegura que Marruecos se está preparando para invadir Canarias

Charla en La Sala San Borondón de Handi Mansour y Anselmo Fariña

El Delegado del Frente Polisario en Canarias Handi Mansour, afirma que la decisión unilateral de Marruecos de extender hasta Canarias las aguas adyacentes al Sahara, es una nueva violación del derecho internacional y un desafío con el objetivo de invadir Canarias.

En una interesante Charla-coloquio en la Sala San Borondón el pasado viernes, en la que también intervino Anselmo Fariña, profesor y miembro de Sahara Acciones, Handi Mansour afirmó que Marruecos es un país problemático en la Región, que soluciona siempre sus problemas internos en detrimento de sus vecinos desviando la atención fuera de sus fronteras. Así se ha comportado Marruecos históricamente -asegura el representante del Polisario-  ya lo hizo después de la guerra de liberación argelina con Francia, tras la independencia de Argelia provocando una guerra contra su población; después reivindicando Mauritania como parte de Marruecos, así como Tombuctú en Malí, y finalmente ocupando El Sahara con su ejército. Eso es lo que -insiste – Marruecos está haciendo ahora, preparándose para invadir Canarias sin ninguna justificación ni respaldo jurídico.

Handi Mansour asegura que extender las aguas adyacentes del Sahara Occidental hasta Canarias es una flagrante violación del derecho internacional, tanto del Tribunal Internacional de Lahaya como de todos los dictámenes del aparato de justicia de la ONU y sobre todo de los Tribunales de Justicia Europeos, que ya se han pronunciado en sentencias recientes aclarando que desde el punto de vista jurídico, el estatus del Sahara Occidental actual es el de un territorio no autónomo, pendiente de descolonización y de que se celebre un Referendum. Asimismo recuerda que  Marruecos no es reconocido ni siquiera como un país administrador, sino como un invasor que mantiene una ocupación militar en contra de todos los principios de los derechos de los pueblos y de justicia internacional.

Es un hecho que Marruecos no tiene fronteras trazadas con ninguno de los países vecinos: Argelia,  España -ni Canarias- o Mauritania, un hecho nada casual que para el Frente Polisario es una estrategia que siempre deja abierta para poder utilizar en circunstancias que le convengan.  Como las actuales, donde Marruecos atraviesa una difícil situación interna tanto a nivel estructural como de la institución real, con graves problemas económicos e insurreccionales, con revueltas sobre todo en el Rif donde hay muchos presos políticos… A todo ello se suma una clara crisis de poder, donde el propio Rey - que padece una enfermedad – pasa poco tiempo en el País dedicándose la mayor parte del tiempo a viajar a distintos países europeos y africanos. Otro factor importante, además de los problemas estructurales y económicos, es el de las materias primas como el telurio, el petróleo y el gas en las aguas atlánticas adyacentes al Sahara, que Marruecos aspira a apropiarse.

El Delegado del Frente Polisario asevera que cuando esa crisis interna se agudice, el Rey pretende desviarla hacia una frontera exterior: “antes tocó a los otros vecinos y ahora toca a los canarios soportar esa violación y esa provocación de extender las aguas jurisdiccionales – del Sahara, que no le pertenecen-  hacia Canarias”.  

El Frente Polisario, conocedor de toda esta situación, asegura estar tomando medidas para presentar toda esta escalada marroquí a nivel de los organismos jurídicos internacionales. Se muestra dispuesto a seguir luchando “con toda la fuerza del derecho internacional que nos pertenece para defender nuestras riquezas y parar este expolio y ocupación”.

Handi Mansour finalmente expresa plena confianza hacia el pueblo y el gobierno canario para que enfrenten esta nueva invasión y parar esta aspiración marroquí de absorver Canarias.

Declara finalmente que el pueblo y el gobierno de la RADS en el futuro no van a comportarse como Marruecos: “No haremos ningún tipo de provocación con acciones unilaterales, sino que hablaremos y negociaremos manteniendo siempre como principio el respeto por los derechos de nuestros vecinos”.