Logo

«La responsabilidad del crecimiento de la extrema derecha es el fracaso de la izquierda»

Entrevista con Juan Torres López

Diario de Avisos/Texto: Yurena Díaz

Charlamos con Juan Torres López, catedrático de Análisis Económico y Economía Política en la Universidad de Sevilla y autor de numerosos libros, el más reciente La Renta Básica. ¿Qué es, cuántos tipos hay, cómo se financia y qué efectos tiene?, que presentó en el Centro de la Cultura Popular Canaria y en la Feria del Libro de S/C de Tenerife.
Habitual analista político y económico, autor de numerosos artículos, Juan Torres expone su visión de la situación actual desde una clara perspectiva crítica de izquierdas.
Ha publicado numerosos libros:  El capitalismo en crisis. Del crac de 1929 a la actualidad; Economía para no dejarse engañar por los economistas; Economía de la Comunicación de masas; Desigualdad y crisis económica. El reparto de la tarta; Toma el dinero y corre. La globalización neoliberal del dinero y las finanzas… Participó como coautor en el best seller Reacciona y también en ReaccionaDos. Ha publicado con Vicenç Navarro y Alberto Garzón Hay alternativas. Propuestas para crear empleo y bienestar en España, con prólogo de Noam Chomsky; Lo que España necesita y Contra la crisis otra economía, otro modo de vida. Y con VicenÇ Navarro: Los amos del mundo. Las armas del terrorismo financiero y Lo que tienes que saber para que no te roben la pensión.  
Además es miembro del Consejo Científico de Attac España y fue, junto a Vicenç Navarro, el artífice del documento marco del primer programa económico de Podemos.
Empezamos hablando del crecimiento de la extrema derecha, pero casi toda la conversación gira en torno al papel de la izquierda en España y su análisis de por qué no se ha producido el pacto de gobierno entre Podemos y el PSOE.

¿Como analiza el crecimiento de VOX y su presencia en las instituciones?
Yo me identifico con una frase y una evidencia histórica:  “allí donde veas crecer a la extrema derecha hay un fracaso de la izquierda”. La extrema derecha ha existido siempre y en un país como el nuestro, que padeció la larga dictadura, es lógico que existan esos residuos, además no hay que obviar que la presencia de la ultraderecha en España es inferior respecto a Europa.
El problema llega cuando la extrema derecha deja de ser algo residual para convertirse en elemento activo y determinante de la política española.
Se supone que la izquierda tiene un proyecto social de fortalecimiento de las aspiraciones democráticas y de defensa de la sociedad frente al peligro totalitario. Pero cuando esos anticuerpos no están implantados socialmente con la suficiente fuerza, la extrema derecha se convierta en un elemento activo, no por méritos propios sino porque la izquierda ha fracasado como inoculador de elementos defensivos.

¿Cómo analiza las dificultades para que en España no se haya llegado a un acuerdo de gobierno entre PSOE y Podemos?
Precisamente el temor a que creciera la extrema derecha hizo que gran parte de la población fuera a votar en las últimas elecciones, con unos resultados favorables para crear esos anticuerpos y avanzar.
Estaba sobre la mesa la posibilidad de que la extrema izquierda hubiera tenido tres ministros y una vicepresidencia, cosa que no ocurre en ningún lugar de Europa y casi del planeta. La situación, a pesar de ser mala, podía haber sido favorable, tanto o más que en Portugal, donde se ha creado empleo, han vuelto muchos jóvenes emigrados, han logrado frenar ciertas imposiciones de la Unión Europea y, sobre todo, los que sufren están un poco mejor. Por tanto algo está pasando en el centro izquierda y en la izquierda española para que hayan impedido esto.

¿Piensa que Podemos tenía que haber aceptado la última propuesta de Sánchez?
Lo que tendríamos que plantearnos es qué tipo de virus ha afectado al cerebro de la izquierda para convertirse en una especie del reino animal tan sumamente incapaz e incompetente. No encuentro otra explicación posible. Están haciendo que se genere un clima de desafección a la izquierda en España por parte de sus votantes que puede ser catastrófico, por muy justificado que esté.
Que la izquierda se haya sentido impotente se puede llegar a entender, lo criticable es la incompetencia, ya lo dice el dicho popular: “Manolete si no sabes pelear pa’ que te metes”, porque estamos en manos de auténticos incompetentes, es una desgracia que nos ha ocurrido, en gran parte como resultado de que mucha gente no dio el paso, no quiso hacerlo y ahora tenemos la cantidad enorme de personas valiosas y con experiencia que han ido dejando la primera línea de la política.

¿Cómo se ha llegado a esta situación?
Sorprende la incapacidad que tiene la izquierda para entenderse, para llegar a acuerdos, para reconocer lo diferente, lo diverso, ir de la mano con quien no es igual que tú. Estas mismas semanas lo estamos viendo, hablan de un gobierno de coalición pero al tiempo ponen verde a quien se supone que es la parte con la que quieres coaligarte… Uno no hace eso con quien quiere unirse.  Es de manual que un pacto se hace entre dos partidos distintos, incluso adversarios, y es comprensible que uno y otro se consideren superiores. Pero se trata de negociar y de coaligarse, no pueden estar criticándose públicamente, lo que tienen es que ver es como avanzar juntos. Esa es la base de las alianzas. No le puedes pedir al otro que sea como tú, si lo fuera estaría en tu partido.  Quien no sepa eso en política es un incompetente.  Podemos supongo que quería el pacto pero ha demostrado que no supo conseguirlo, Podemos está dirigido por incompetentes. Respecto al PSOE lo que le pasaba es que en realidad no quería este pacto. Es cierto que la dirección del PSOE es como es y se sabe cual es su “querencia”, pero no es menos cierto que otros responsables han dicho que su voluntad era llegar a un acuerdo con Podemos y que al PSOE le pesa lo que la militancia le gritó a Pedro Sánchez la noche de las elecciones: “Con Rivera NO”.

¿Cómo tenía que haber actuado Podemos?
Yo el mismo día de las elecciones le hubiera dicho al PSOE: “tienen ustedes mi voto de entrada para que formen gobierno, considérense investidos”, coincido con Javier Pérez Royo cuando afirma que en una democracia la investidura no es un fin sino el inicio. Pero luego le reclamaría al PSOE cuáles son sus propuestas y  le plantearía las mías para ver si en el camino de gobierno yo apruebo o no su gestión. Si el PSOE no cumpliera los mínimos no le apoyaría los presupuestos etc. Eso es lo que yo hubiera hecho.  Creo que si hubieran actuado así, en estos momentos se estarían cumpliendo medidas que la ciudadanía más necesitada requiere con mayor urgencia.
En una situación así es necesario actuar con inteligencia y  mano izquierda. Que las cosas parezcan un accidente. Porque aquí tenemos un sistema donde el IBEX,  la mayor parte del poder mediático, la clase política corrupta etc., están al servicio de los grandes poderes y éstos cuando ven amenazada una pequeña parte de sus privilegios se ponen en  movimiento.
Creo que Podemos tendría que trabajar en su fortalecimiento, articulación, generar una potente alianza y una complicidad social de tal forma que cualquier pasito que dé parezca un accidente pero se convierta en una conquista social.  

¿Cuál es la solución en estos momentos?
Hoy los intelectuales, economistas etc,  podemos decir que hay alternativas, sugerir qué se podría hacer, pero eso es el diseño, eso no es la clave. Nosotros podemos advertir de lo que está pasando con la banca, que hay millones personas que no tienen acceso al dinero efectivo, que empieza a extenderse a millones de personas la exclusión financiera… Podemos decir que eso solo se resuelve con una banca pública, considerando que el crédito es un servicio público esencial y el acceso a los medios de pago. Pero eso se lo decimos como economistas. Luego eso se tiene que convertir en una posibilidad política efectiva: Que esa idea la asuma una suficiente mayoría social y que esa convicción social se traduzca en una convicción política que sea asumida por algunos partidos y que se pueda llevar a la práctica con eficacia a un gobierno o a un Parlamento y traducirse a una norma legal que luego podamos exigir su cumplimiento.

¿Ve factible este proceso?
Lo que planteamos algunos economistas en nuestros libros es un punto de partida. Luego viene lo importante, hay que poner en marcha esa idea y para ello hay que tener poder político y social. Y eso podía haberse logrado con este pacto. Quizás no hubiesen podido aprobar la nacionalización de la banca o las eléctricas, pero se hubieran alcanzado sin dificultad objetivos sociales importantes como ha ocurrido en Portugal.
Por eso yo digo que lo hecho por Unidas Podemos es una infamia y una agresión a los intereses de la gente que carece casi de todo, un insulto a la inteligencia y una verdadera ofensa. No se merece el pueblo español lo que está ocurriendo.

Copyright 2016 Centro de La Cultura Popular Canaria