Log in
Sin imágenes

IUC acusa a Bermúdez de gobernar para Sacyr

Ramón Trujillo, concejal de Izquierda Unida Canaria (IUC) en Santa Cruz de Tenerife, afirma que el Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) ha dado la razón a los grupos de la oposición municipales y al Gobierno de Canarias al rechazar la subida del precio del agua aprobada por CC-PP en 2016. El portavoz de IUC afirma que “Bermúdez se quedó solo gobernando para Sacyr”.

Trujillo preguntó ayer en la Comisión de Control por el recurso interpuesto por Emmasa, contra el Gobierno de Canarias, por haber denegado la subida del precio del agua, aduciendo que la empresa ya tenía beneficios suficientes. El grupo de Gobierno municipal anunció que la sentencia del TSJC rechaza las pretensiones de Emmasa y Bermúdez de subir el precio.

El concejal de IUC considera que la privatización de Emmasa, impulsada por CC, hace que el Ayuntamiento quede a merced de los recursos judiciales de Emmasa-Sacyr, si no se aceptan las subidas del precio del agua que propone. Se trata de una situación muy distinta de la existente antes de la privatización. Algo que, en fecha reciente, el ex gerente de Emmasa, Alfredo Amigó, recordaba cuando declaró que, si no era necesario, no se subían los precios en la etapa en que la empresa era pública.

Asimismo, Trujillo señala que la comparecencia de ayer del concejal de Servicios Públicos, Dámaso Arteaga, evidenció la posición de debilidad del Ayuntamiento cuando la reducción de costes de Emmasa pudiera dar pie a una rebaja de la tarifa.

Pese a que recientemente Arteaga había dado a entender, a los medios de comunicación, que el aumento de la cantidad de agua desalada, en el suministro de Santa Cruz, permitiría congelar el precio del agua, ayer se desmarcó de tal posición. Cuando Trujillo le preguntó si la reducción de costes, en la producción de agua, podría trasladarse a una reducción en la tarifa, el edil nacionalista evitó responder afirmativamente. Así desautorizó sus propias declaraciones, que difundieron diversos medios de comunicación, en las que daba entender que el mayor porcentaje de agua desalada que consumirá el municipio podría evitar subidas en el precio del agua.