Log in
Sin imágenes

14 sindicatos piden la libertad de los presos políticos y exiliados catalanes y la suspensión del artículo 155

Un grupo de organizaciones sindicales del estado Español y en particular de Canarias, Catalunya, País Valenciá, Galiza, Euskal Herria, Canarias, Andalucía, Asturias e Illes Balears, han firmado un documento en representación de la clase trabajadora para denunciar los graves acontecimeintos que están ocurriendo en Cataluña.

"La situación que se está viviendo hoy en día en Catalunya es de auténtica excepcionalidad política, por las actuaciones anti-democráticas del estado que nos hacen recordar épocas que, aunque son por todos y todas conocidas, no dejan de restar gravedad a la situación.

El pasado viernes, el juez Llarena envió a Prisión a 12 miembros del gobierno catalán y a dirigentes de entidades soberanistas y Marta Rovira tuvo que tomar el camino del exilio para evitar su ingreso en prisión. Y por si esto fuera poco, el 25 de Marzo, la policía Alemana detuvo al President Puigdemont, tras la orden de detención internacional dictada por el Estado Español.

Los sindicatos firmantes consideramos estos hechos de extrema gravedad y creemos que ya hace demasiado tiempo que la maquinaria represiva del Estado Español ha ido demasiado lejos. La alternativa a la negativa a establecer un diálogo con las instituciones de Catalunya para pactar una salida consensuada y dialogada a la legítimas reivindicaciones del pueblo catalán, ha sido la aplicación del artículo 155 de la Constitución y la represión con más de 1000 heridos/as durante el referéndum del 1 de Octubre, las encarcelaciones de los presidentes de la ANC y Omniun, de miembros del Govern de Catalunya, mientras que otros tenían que tomar el camino del exilio, con la gravedad de que el último detenido es el legítimo presidente elegido por el pueblo de Catalunya, que fue destituido de su cargo por la aplicación del 155 y al que más tarde se la ha negado la posibilidad de ser de nuevo President cuando la voluntad de la mayoría del parlamento era elegirlo.

Repudiamos y nos sentimos también amenazados y amenazadas, por este empeño del Estado Español de recurrir a la represión en múltiples formas: embargos, procesos, cárcel, o exilio; como contestación a la manifestación de la voluntad política del pueblo catalán, expresada en las urnas, a favor de un Referéndum de Auto-determinación y, en todo caso, a favor de la superación del marco autonómico.

Consideramos que se está persiguiendo a los y las dirigentes de Catalunya por el simple hecho de expresar libremente sus ideas y en las sedes de las instituciones políticas constituidas democráticamente, conforme a la legalidad y la legitimidad que les ha dado el pueblo catalán, sin que en ningún momento cometiesen delito alguno de sedición ni rebeldía. La única violencia que denunciamos es la policial y judicial que está ejerciendo el estado español, una violencia impropia de un estado mínimamente democrático.

Comenzó por la represión, con más de 1000 heridos/as durante el referéndum del 1 de Octubre, siguió con las encarcelaciones de los presidentes de la ANC y Omniun y de miembros del Govern de Catalunya, mientras el resto tenían que tomar el camino del exilio, las imputaciones constantes y el exilio de la militante de la CUP Anna Gabriel,… y, finalmente las últimas 13 detenciones y el exilio de Marta Rovira, con la gravedad de que el último detenido es el legítimo presidente elegido por el pueblo de Catalunya, que fue destituido de su cargo por la fuerza y al que luego el Estado Español imposibilitó ser de nuevo President cuando la voluntad de la mayoría de un parlamento elegido por la el pueblo de Catalunya era investirlo President.

Todo esto demuestra la falta de voluntad del gobierno español para buscar una vía de diálogo y consenso que dé respuesta a las reivindicaciones expresadas por las instituciones catalanas. Se nos decía que por vías pacíficas y democráticas todas las ideas y proyectos políticos eran defendibles, pero si algo está poniendo al descubierto el Proceso de Catalunya, es que todo esto no era cierto.

Por todo ello los abajo firmantes exigimos la libertad de todas las personas encarceladas, la vuelta de las personas exiliadas, la supresión de la aplicación del artículo 155 y la restitución plena de las instituciones catalanas. Y que se  respete la voluntad popular ejercida por el pueblo de Catalunya en el referendum del 1 de Octubre y en las elecciones del 21 de Diciembre.

Para finalizar mostramos toda nuestra solidaridad a todas las personas represaliadas y a todo el pueblo de Catalunya en estos duros momentos, y hacemos un llamamiento a participar en todas las movilizaciones convocadas para manifestar el rechazo a esta escalada represiva, y en defensa de los derechos del pueblo catalán y sus legítimos/as representantes. El pueblo de Catalunya puede contar con todos nosotros y nosotras".