Log in
Sin imágenes

«Zebenzui ha sido recuperado en la Laguna para que CC y PSOE hagan y deshagan a su gusto»

Entrevista a Rubens Ascanio en Radio San Borondón

SB-Noticias.- Zebenzui asiste al Pleno de La Laguna y ni PSOE ni CC piden que entregue su acta

La oposición considera una vergüenza que “Zebenzui haya sido recuperado para que CC y PSOE hagan y deshagan a su gusto”

El ayuntamiento de La Laguna celebró este martes un Pleno extraordinario, al que asistió por primera vez, tras el escándalo de los whatsapp machistas, el edil del PSOE Zebenzui González.

En el orden del día del pleno figuraban el reparto de las Comisiones, tras el paso al grupo de los no adscritos, del propio Zebenzui González, Javier Abreu y Yeray Rodríguez.

Los grupos de la oposición Unid@s se Puede, Por Tenerife Nueva Canarias, Ciudadanos y los concejales Yeray Rodríguez y Javier Abreu, mostraron su rechazo, poniéndose en pie durante un minuto al inicio del Pleno, aunque el PP, posteriormente expresó su deseo de que el edil haga entrega de su acta.

Sin embargo, ni el POSE ni Coalición Canaria hicieron la más mínima muestra de rechazo hacia la presencia del concejal, ni le pidieron su acta. De hecho Zebenzui González votó con el grupo de Gobierno, a pesar de haber sido ya expulsado del PSOE.

Rubens Ascanio, portavoz de Unid@s se Puede, afirmó que hoy se ha escenificado en el Ayuntamiento de La Laguna un regalo de Navidad para el alcalde, en forma de voto de Zebenzui González a partir de ahora, tal como ocurrió hoy mismo.

Cabe recordar el interés del voto del concejal no adscrito, fundamental para mantener el gobierno CC y el PSOE (con solo dos concejalas), con el apoyo de facto del PP.

Ascanio lamentó asimismo que José Alberto Díaz hiciera caso omiso a la petición de programar el pleno a horas de tarde, para permitir la conciliación laboral de algunos concejales de la oposición que trabajan, y también para posibilitar la afluencia del público, propiciando con ello que la presencia del criticado edil pasara más inadvertida.

Tras un receso a petición del grupo Popular, se decidió dejar sobre la mesa el reparto de Comisiones a pesar de que ello implica que no se puedan celebrar comisiones plenarias mientras no se apruebe en Pleno.

Rubens Ascanio advierte de la gravedad de esta situación y recuerda que, sin ir más lejos la comisión de Hacienda no se podrá reunir para el tramitar el Presupuesto de 2018, por lo que tendrá que ser prorrogado.

Asimismo el Pleno debatió ampliamente la Auditoría del fondo canario de financiación local. Ascanio señala que “se ha evidenciado claramente que La Laguna es el municipio con mayor presión fiscal sobre los ciudadanos”. Aunque por parte del gobierno municipal se justifica por la presencia en el municipio del aeropuerto, la oposición responde que hay más municipios en Canarias con aeropuerto donde esta situación no se produce.

Ascanio recuerda que el resultado de la Auditoría, que realiza un organismo cuto objetivo es velar por la correcta ejecución de los presupuestos, da un auténtico suspenso al Ayuntamiento de La Laguna, entre otras causas por el gran retraso del pago a proveedores o el “catastrazo”.

También el Pleno aprobó una moción sobre el rechazo a la instalación de gas en el barrio de San Lázaro y la reafirmación de otra moción que ya había sido aprobada por unanimidad en abril de este año en similares términos.

El portavoz de Unid@ se Puede recuerda que estamos hablando de 438 km de tuberías por debajo de las calles del municipio y de la instalación de tres contenedores de aire propanado en el barrio de San Lázaro.

A pesar de que el alcalde y su grupo de gobierno repiten incesantemente su oposición a este proyecto, Ascanio advierte de que "en la implantación de las grandes infraestructuras en Canarias, quien manda no son los políticos sino son las organizaciones empresariales beneficiadas".

Por ello, afirma que Coalición Canaria está diciendo sobre el gas en la Laguna lo que los vecinos quieren oír, para impedir la movilización vecinal y la presentación masiva de alegaciones “luego, cuando veamos que se levantan las calles para la instalación, dirán que es el Gobierno de Canarias o el Cabildo pero que el ayuntamiento lo había rechazado”, afirma Ascanio.