Log in
Sin imágenes

La Fiscalía de Bruselas ordena la detención de Puigdemont

La orden se ha cursado sin haberse designado aún juez insructor.

A la una de la tarde (hora canaria) el Ministerio Público informará sobre la situación del ex-president y los ex-consellers.

Si Puigdemont aceptase la euroorden, el proceso se aceleraría y sería entregado a las autoridades españolas en nos días. No obstante esa opción es prácticamente imposible. Como expresó en la entrevista emitida el viernes por la televisión pública belga RTBF, el expresidente no cree en la imparcialidad de la justicia española. “Está politizada. No hay garantías de un juicio justo e independiente", aseguró. En el estudio de la televisión francófona, Puigdemont dijo querer ser juzgado por "la justicia verdadera".

Lo probable es que todos rechacen entregarse voluntariamente a la justicia española, tras lo que el magistrado tendrá 24 horas para tomar una decisión sobre las órdenes europeas de detención y entrega emitidas por la magistrada Carmen Lamela. El juez deberá decidir entre mantener a Puigdemont y sus compañeros del Govern en prisión preventiva mientras se gestiona su entrega, o dejarlos en libertad bajo ciertas condiciones.

También existe la remota posibilidad de que Bélgica rechace la euroorden, pero resulta improbable que suceda, y de ser así abriría una crisis diplomática entre Bélgica y España.

Después será el turno de la Cámara del Consejo, la primera instancia judicial. Tendrá 15 días para pronunciarse sobre su entrega, pero la decisión podrá ser recurrida sucesivamente ante la Corte de Apelación y la de Casación, lo cual permitiría a Puigdemont seguir en Bélgica hasta enero o febrero y hacer desde allí la campaña de unas elecciones para las que se ha propuesto como candidato y ha pedido una lista unitaria independentista.