Log in
Sin imágenes

El Cabildo de Tenerife cesa la actividad de la piscifactoría de Aguamansa, tras negar que contaminase el agua

SB-Noticias.- El Cabildo toma esta decisión, tras haber negar el pasado miércoles la información de que se hubiera contamindo con un pienso con antibiótico de uso prohibido en humanos, el agua de la piscifactoría de Aguamansa, en La Orotava, insistiendo incluso que canalizar el agua donde se crían las truchas hacia el Canal del Norte, que abastece de agua potable a la población de Santa Cruz de Tenerife y parte de La Laguna, es seguro para los consumidores.

Precisamente la denuncia señalaba a la alimentación de truchas con pienso medicalizado en la piscifactoría de Aguamansa, donde estas se engordan aprovechando un curso continuo de agua.

Sin embargo, a través de un comunicado emitido a última hora del viernes, el Cabildo de Tenerife informa del cese de la actividad de la piscifactoría de Aguamansa, en el municipio de La Orotava, de común acuerdo con la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, tras haber visitado las instalaciones a petición del propio Cabildo.

Desde el Cabildo se informa que "El área de Medio Ambiente estaba valorando el cese de la actividad en diciembre de este año, ya que la piscifactoría había dejado de cumplir la función comercial por la que se puso en marcha y se había convertido prácticamente en un reclamo turístico. Así, en coordinación con las autoridades del Gobierno de Canarias, ha decidido dar por finalizada esta actividad, siguiendo los protocolos establecidos en la normativa vigente".

Recordemos que ya El Diario.es denunciaba como un informe técnico de otro departamento del propio Cabildo reprochaba al servicio de Gestión Forestal, la sección a cargo de la piscifactoría, el "vertido de aguas con excrementos al canal del norte", un "gravísimo problema de salud para las personas". Asimismo se advertía que el Cabildo no ha aplicado todavía las recomendaciones de los expertos: eliminación de los peces que permanecen en la piscifactoría, limpieza exhaustiva de la instalación y destrucción de los residuos aún presentes, como piensos medicados o medicamentos.

A pesar de todo esto y de la alarma creada, el Cabildo de Tenerife continúa reiterándose en que: el tratamiento con medicamentos a los peces realizado en julio de este año fue prescrito por un veterinario facultativo y que se utiliza habitualmente en las piscifactorías de España con el objetivo de prevenir enfermedades derivadas del aumento de la temperatura del agua. Durante la prescripción del mismo se cumplió con los protocolos de seguridad, respetando el periodo de supresión necesario del medicamento. En ese sentido, no se ha registrado ningún incidente ni riesgo de contaminación para la población, ya que el agua para el consumo humano recibe el tratamiento y controles establecidos en el Real Decreto 140/2003 por parte de los ayuntamientos.

A través del comunicado, el Cabildo indica que el Centro Forestal de Aguamansa acoge al personal de Medio Ambiente que desarrolla habitualmente su labor en la zona norte de la Isla y dispone de un vivero para el desarrollo de ejemplares de flora autóctona, labor que continuará realizando. Asimismo, los responsables de Medio Ambiente están valorando la posibilidad de realizar diferentes proyectos de educación ambiental en las instalaciones.