Log in
Sin imágenes

Para Juan Torres el problema en Cataluña no es el choque entre dos nacionalismos sino la respuesta discriminatoria y visceral del gobierno español

Entrevista a Juan Torres en Radio San Borondón

SB-Noticias.- El economista Juan Torres López considera que la situación actual en Cataluña es fruto de un largo proceso que viene de lejos y que han dejado crecer hasta llegar a la situación actual.

Destaca Torres López que hace diez años, la población catalana que reclamaba independencia era un 10 %  y ahora llega a un 40 % , “eso no se puede achacar solo al movimiento independentista, sino al hecho de que se han tomado decisiones que lo han alimentado”. En este sentido,  el economista afirma que pareciera que el PP desea que estalle esta “bomba en potencia”, porque de otra manera no se entiende su actitud.

Considera que existe un problema de fondo que hay que tener en cuenta a la hora de interpretar la situación, que parte desde la transición, cuando se percibe que la izquierda podía ser mayoritaria y el partido comunista tenía unos resultados importantes lo mismo que el PSUC en Cataluña, lo que se hace es promover unas normas electorales para darle al nacionalismo de derechas una presencia “exagerada” en detrimento de la izquierda “el gobierno prefería tener de socio a la derecha nacionalista antes que permitir una coalición con una mayoría de izquierdas".

No es anecdótico para el economista el hecho de que en España, cuando el partido en el gobierno no tenía mayoría absoluta, se unía con los nacionalistas de derechas y casi siempre los presupuestos se aprobaban con el apoyo de Jordi Pujol, “de hecho recordemos que fue el PSOE quien salva a Pujol de entrar en la cárcel para garantizar los equilibrios de la transición”, recalca.

Juan Torres destaca que el nacionalismo catalán nunca quiso la independencia, sino “hablar de tu” con el Estado “y el Estado, mientras le interesó, seguía alimentando al león”  propiciando el crecimiento del nacionalismo de derechas.

Sin embargo, cuando llega la crisis y salen a la luz casos sangrantes de corrupción que ya el régimen no podía ocultar, Juan Torres opina que la situación obligó a la derecha nacionalista catalana a mostrarse como lo que es: un sector al servicio de la oligarquía, dedicada a llevarse lo que puede “y al final lo que ha hecho la derecha catalana fue ponerse en manos de los sectores de la izquierda nacionalista, que sí estaban por la independencia y que la han arrastrado hasta el momento actual”.

Por ello, opina que la situación actual es de un choque entre la tensión independentista del nacionalismo catalán por una parte y el nacionalismo español por otra. Pero no considera que este sea el problema: “la guinda no es el choque de nacionalismos, sino que el Gobierno español responde desde una perspectiva de derechas  tan visceral, tan discriminatoria y despreciativa, que muchos catalanes no independentistas, pero con dignidad como ciudadanos, se han sentido heridos y se han subido al carro del referendum”.

En el paroxismo de todo esto, observa que no sólo el gobierno de la Generalitat toma medidas contrarias a la constitución sino que, además, deja fuera a una parte de la población: “En ninguna cabeza cabe se pueda establecer de manera unilateral  un Referendum, no solo de Cataluña frente a España, sino de una parte de los catalanes frente a otra”, en este sentido lamenta situaciones como el enfrentamiento contra intelectuales tan destacados en la defensa de las libertades como Juan Marsé  a quien algunos califican de renegado "considero que poner en duda su catalanismo muestra que estamos en una situacion descabellada y evidencia que se está abriendo una grieta que puede poner en riesgo la convivencia civil".