Log in
Sin imágenes

Izquierda Unida Canaria rechaza la instalación de una base militar en Fuerteventura

Un informe asegura que Fuerteventura sería "un «enclave óptimo» para la instalación de un nuevo cuartel general de la OTAN con vistas a las nuevas operaciones con África"

La existencia de bases militares en la isla oriental, así como la lucha global contra el yihadismo y los diferentes conflictos en África Occidental son las principales razones por las que se ha valorado muy positivamente desde el Ministerio de Defensa la posible instalación de una base militar en Fuerteventura, más específicamente en Puerto Rosario, ya que allí se encuentra el Acuartelamiento “Puerto Rosario” del Regimiento de Infantería Ligera Soria 9  cerca de un puerto y a menos de cuatro kilómetros del aeropuerto.

Según este informe, "un nuevo Cuartel General de la OTAN en Fuerteventura convertiría la isla y la infraestructura militar en un enclave óptimo para las nuevas operaciones africanas. Además, también serviría como sirvió en la Base Aérea das Lajes en las Islas Azores, para modernizar la infraestructura militar vigente en la isla y la mejora de las condiciones de vida de los ciudadanos del Archipiélago de las Islas Canarias".

Esto último sobre todo resulta inquietante, dado que la formación de izquierdas denuncia que en ningún momento se ha consultado a la ciudadanía su disposición de acoger en uno de los mayores enclaves turísticos del archipiélago una base militar de tales características, y además, no se precisa en qué puede mejorar las condiciones de vida de la población de Fuerteventura el asentamiento de tropas militares.

Es imprescindible recordar que Canarias ha sido en todo momento contraria a asentamientos militares y que en el referéndum del 86 quedó sobradamente demostrado el rechazo a lo que supone pertenecer a la OTAN. Por ello, Izquierda Unida Canaria considera que la implantación de una base militar en una de las islas más visitadas de todo el archipiélago es un hecho contrario a la voluntad ciudadana y además vulnera los principios de solidaridad y pacifismo que caracterizan a la población canaria.