Log in
Sin imágenes

Lilian Tintori con las manos en la masa

La caída con las manos en la masa y acompañada de dos banqueros de la portavoz de la derecha venezolana retrata la estrategia golpista

Insurgente.org.- Era obvio que la derecha venezolana recibía dinero del exterior (vía Miami o Madrid). Es más que posible que haya habido muchos pagos a acaparadores por vaciar supermercados, a guarimberos por crear violencia, a grupos para desestabilizar al gobierno. Lo que no ocurre todos los días es que haya sido descubierta con las manos en la masa (con el dinero en efectivo y junto a dos banqueros).

No pudo decir que todo fue mentira comunista, ni que el vehículo no era suyo, ni que el dinero lo acababa de encontrar en un semáforo. Dijo que era para su abuela de 100 años que no tiene Seguro de salud y las redes sociales le preguntaron si es la misma abuela que falleció hace unos meses. En fin, un capítulo lamentable de la historia de la derecha venezolana, de la pareja Leopoldo López/Lilian Tintori que fueron encumbrados por la prensa capitalista como mártires y ahora se dan de bruces con la realidad de su mediocridad.

Las pujas internas en la derecha por el control político-económico de la oposición es de tal envergadura, que no hay que descartar que algún grupo o persona de ese conglomerado haya delatado la tenencia del dinero. Su comparecencia con urgencia en un video no explica lo más importante, de dónde viene el dinero, porque hasta el dichoso matrimonio sabe que cantidades así deben ser justificadas, sea en Caracas o en París. Ahora la prensa que los apoya dice que no le han dejado viajar a ver a Rajoy y Macron, lógico dada su situación penal. Es posible que la nueva dación de efectivo tenga que esperar hasta dar con otra pareja títere, ésta parece amortizada.

El Ministerio Público imputó este viernes º1 de septiembre a los vicepresidentes de operaciones interbancarias, y de operaciones y servicios del Banco Occidental de Descuento por su presunta vinculación con la distracción de recursos de una institución bancaria en provecho de un tercero.

El Gobierno decomisó 200 millones de bolívares encontrados en carro de la esposa de Leopoldo López, Lilian Tintori, quien dijo que ese dinero estaba destinado para gastos familiares, específicamente para tratar a su abuela de 100 años, que al tener esa edad no goza de un seguro médico.

En la audiencia de presentación, la fiscal auxiliar de la Sala de Flagrancia del Área Metropolitana de Caracas (AMC), Keila Acosta, imputó a Junior Fructuoso Márquez Ramírez (67) y Luis Antonio Llabanero (53) por el delito de distracción de recursos de una institución bancaria en provecho propio y de un tercero, el cual está previsto en la Ley de Instituciones de Bancarias.

El Tribunal 2° de Control del Área Metropolitana de Caracas, una vez evaluados los elementos de convicción expuestos por el representante del Ministerio Público, dictó medidas cautelares contra ambos hombres, consistentes en la presentación periódica cada 15 días ante esa juzgado y prohibición de salida del país.

De acuerdo a la investigación preliminar, los dos altos ejecutivos de la citada entidad bancaria se aprovecharon de sus cargos y las funciones asignadas, para permitir el ingreso y/o salida de altas sumas de dinero en efectivo.

Esto estaría vinculado a la incautación realizada el pasado 30 de agosto por funcionarios Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) de un cargamento de billetes del nuevo cono monetario cuya suma asciende a 205 millones de bolívares, los cuales fueron localizados dentro de un vehículo marca Toyota, modelo Fortuner.

Por el mismo caso fue imputada la esposa de López, Lilian Tintori, quien denunció que se trataba de una nueva persecución en contra de su familia.

“No es un delito tener dinero en efectivo en tu propiedad. No es un delito tener dinero en efectivo en tu camioneta, en tu casa, así lo aclaré el día que reconocí que era mi camioneta y mi dinero. Yo no soy funcionaria pública, yo soy mamá, soy esposa, soy activista de derechos humanos. ¿Qué buscan? Dañarnos, humillarnos”, dijo.