Log in
Sin imágenes

El periodismo ciudadano, imparable, sigue dando ejemplo

Cualquiera con un móvil puede ser notario de la realidad y dar fe, en directo, de lo que está sucediendo.

La crisis de las microalgas y el intento del Gobierno de Canarias de desvincularlas de los vertidos de aguas negras sin tratar dispara el periodismo ciudadano por las redes sociales, mostrando las vergüenzas que trata de ocultar Fernando Clavijo.

 

Para hoy hemos escogido un vídeo enviado por un ciudadano con el que quiere mostrar un vertido de aguas negras en Arafo, a pecho descubierto, sin más emisario que el cauce de un barranco. Vergonzoso que nuestras dignisimas y bien remuneradas autoridades permitan esto.

Mientras esto sucede, Fernando Clavijo emula a Rajoy y esconde la cabeza sin hacer nada, mandando a dar la cara a una guardia pretoriana de Directores Generales y personal de confianza del Gobierno Autónomo, como esperando que pase la tormenta y que de las décadas de gobierno de Coalición Canaria no se pueda inferir responsabilidad alguna en la aparición de las microalgas o en los vertidos de aguas negras sin tratar.

Y ése parece ser el nudo gordiano de la cuestión: No hay relación alguna entre los vertidos de aguas negras en nuestras costas con las colonias de microalgas, en las "charlas" políticas de los técnicos se habla hasta la extenuación de las microalgas y de la nula relación con los vertidos de aguas negras sin tratar en nuestras costas, pero sin entrar en detalle con los vertidos, hasta el punto de intentar que aparezcan como "lo nuestro", como si las décadas de gobierno de Coalición Canaria, proclive a invertir NUESTRO DINERO en obras públicas faraónicas, puertos industriales e infraestructuras, sólo hayan servido para beneficiar a los empresarios del cemento y el piche y no a al interés general.

De momento el periodismo ciudadano ha provocado que parte de los medios "oficiales" se tengan que hacer eco de lo que acontece en las redes sociales. Se notaría mucho si escondiesen también la cabeza, como Fernando Clavijo.