Log in
Sin imágenes

Roque Aldeano movilizará en febrero a toda Gran Canaria para reivindicar la segunda fase de la carretera La Aldea-Agaete

SB-Noticias.- El Foro Roque Aldeano acordó la noche de ayer  convocar movilizaciones al objeto de reivindicar la ejecución por la vía de urgencia de la segunda fase de la carretera entre El Risco y Agaete.

El colectivo aldeano tiene claro que los usuarios de la actual vía no pueden seguir transitando diez años más  por  un tramo zigzagueante  donde se ubica el macizo de Faneque cuya altitud y  fraccionamiento del relieve hacen que los riesgos se multipliquen  cuando las condiciones meteorológicas son adversas.

El colectivo ciudadano solicitará colaboración al  Ayuntamiento de La Aldea, al de Agaete y  al Cabildo para llevar a cabo la referida la convocatoria prevista para el martes 14 de febrero de 2017 con la participación de todos los municipios de Gran Canaria. La fecha elegida coincide con el trascendental hecho histórico que constituyó  la visita al pueblo aldeano   en 1927, del ministro de Gracia y Justicia, Galoponte y Escartín, solucionando para siempre el litigio de tres siglos de antigüedad con la venta a los colonos  de las tierras y agua de la hacienda de La Aldea de San Nicolás.

Roque Aldeano ha venido denunciando que de muy poco servirá la puesta en servicio de la primera fase entre La Aldea y El Risco si luego la actual vía seguirá cerrándose al tráfico por los desprendimientos que con frecuencia se producen  en la peligrosa zona de Faneque. La segunda fase de la nueva carretera cuenta con proyecto de ejecución y de las correspondientes autorizaciones medioambientales, por lo que demanda la revisión inmediata del convenio de carreteras Canarias-Estado y la licitación de las obras en el primer semestre de 2017.

El colectivo ciudadano  entiende que ya está bien de argumentos como la crisis, los recortes o las competencias para que algunas administraciones  justifiquen su falta de compromiso social y político con un pueblo que siempre ha demostrado su fidelidad y responsabilidades. Sin embargo,  La Aldea ha venido sufriendo durante décadas las drásticas consecuencias  de una vía tan inhóspita y peligrosa, propia de países tercermundistas.