Log in
Sin imágenes

MOC llama a la objeción fiscal del gasto militar

El gasto militar en España ha experimentado un aumento en 2014, lo que contrasta con los recortes que se han producido en todas las áreas sociales

{mosimage}{mosimage}Audio de la entrevista

SB-Noticias.- La activista Koldovi Velasco explicó en La Trapera que la Alternativa Antimilitarista MOC ha hecho una “declaración colectiva de objeción fiscal a los gastos militares”, que consiste en no colaborar con el Estado a la hora de sufragar los gastos que conlleva la preparación de las guerras y el mantenimiento de la estructura militar, y para hacerlo visible han hecho una presentación ante el edificio de la delegación del Gobierno en Las Palmas de Gran Canaria a la atención del Ministro de Hacienda.

Koldovi Velasco ha  explicado en la entrevista que esta acción implica desviar una parte de los impuestos de lo que se considera que se destina a gasto militar, a otros destinos y que, este año, unas 20 personas de Alternativa Antimilitarista, han destinado 2063 euros a un proyecto internacional de empoderamiento de mujeres en el Sahara, gestionado por una organización llamada Jaima.

El gasto militar en el estado español, según manifiesta Velasco, ha experimentado un aumento en 2014, lo que contrasta con los recortes que se han producido en todas las áreas sociales: un 20 % en cultura, en fomento del empleo 35%, en  cooperación un  12%, etc. Con todo esto, asegura Velasco, “nos parece una inmoralidad que los recortes en todas las áreas vayan a compañados de un aumento de millones de euros en gasto militar”

Velasco ha explicado que en el año 2014, se han presupuestado para el Ministerio de Defensa 5745 millones de euros pero, dado que, según el criterio de la propia OTAN,  lo que se oculta de gasto militar en España son 7 euros de cada 10, el gasto militar real será de  27659 millones de euros (lo que equivale aproximadamente a 3 millones de euros por hora y 72 millones por día) Estas cantidades se refieren a lo presupuestado pero, Koldovi Velasco afirma, que  lo que se gasta es muchísimo más. Este presupuesto militar se emplea para sufragar distintos conceptos, entre ellos la deuda militar que representa  un alto porcentaje de la deuda pública.

Para poner este gasto en perspectiva Koldovi Velasco ha  comparado, por ejemplo, las partidas destinadas a prevención integral contra la violencia de género en 2014, que ha sido de 21 millones de euros, y 20 millones es lo que cuesta un helicóptero militar de los que ha comprado el ejercito. A las becas del proyecto Erasmus se han dedicado 18 millones de euros,  lo que equivale a 4 helicópteros de transporte militar de los 14 que ha comprado el ejército, y así sucesivamente.

Para las personas que puedan tener interés en unirse a esta actuación de objeción fiscal al gasto militar, explica Velasco,  las posibles consecuencias de esta objeción son que, en primer lugar, tratan de no hacer visible esta acción pero, si se detecta, “se te envía una declaración paralela en la que dice que te has equivocado y que corrijas”  diciéndote que eso no puede hacerse. Algunas personas lo aceptan y pagan por los retrasos en la declaración y por las multas, mientras que otras continúan poniendo recurso tras recurso. Es una tarea lenta pero representa un acto de resistencia, de desobediencia civil, que Velasco espera que vaya extendiéndose poco a poco en la sociedad.

Koldovi Velasco  entiende que Canarias siempre ha sido una tierra militarizada y ahora, afirma, “estamos sufriendo una remilitarización”: hay muchas actividades militares en las calles y el 1% del territorio (75 km2) está destinado a acciones militares, y  la presencia de los ejércitos en nuestras vidas diarias es constante, ya que el ejército no solamente defiende a la sociedad sino a los intereses de las empresas multinacionales.