Log in
Sin imágenes

Pedro Anatael Meneses espera que el rechazo social a las prospecciones no se desinfle como la oposición al puerto de Granadilla

“Con el tema de las prospecciones, yo me temo que ocurra algo parecido a la política de hechos consumados seguida con el puerto de Granadilla”, dijo

{mosimage}{mosimage}Audio de la entrevista

SB-Noticias.- Pedro Anatael Meneses, coordinador de Izquierda Socialista en Canarias, espera que tras las multitudinarias movilizaciones contra las prospecciones que se han venido celebrando en los últimos tiempos en Canarias, no acabe triunfando el efecto desmovilizador que busca el sistema, tal y como ocurrió con la oposición social al puerto de Granadilla.

El político tinerfeño ve cierta campaña para tratar de aburrir a la ciudadanía con el tema de las prospecciones, por lo que ve muchas similitudes con lo que hace unos años ocurrió en Tenerife con la oposición al puerto de Granadilla, que comenzó siendo masiva y contundente, hasta que poco a poco se fue desinflando, hasta el punto de que se comenzaron las obras y nadie fue capaz de manifestarse para tratar de pararlas.

“¿Quién habla ya del puerto de Granadilla? Eso se acabó, pero se salieron con la suya y siguen construyendo y haciendo absolutas barbaridades allí” afirmó Meneses, quien recordó que hubo varias manifestaciones espectaculares de rechazo a ese muelle, una a la que asistieron más de 100.000 personas, pero también puso sobre la mesa la ILP presentada en el Parlamento, apoyada en más de 50.000 firmas, que finalmente no sirvió para nada porque los grupos que sustentaban al Gobierno, PP y CC, impidieron su tramitación y debate.

El coordinador de IS-PSOE destaca que el puerto sigue adelante pese a un sinfín de denuncias, algunas de las cuales siguen su curso en los tribunales, lo que ocurre es que si algún día la Justicia les da la razón, no servirían para nada porque el daño medioambiental ya está hecho, es irreversible, lo que pone de manifiesto que al igual que el gobierno del Estado ahora licita los permisos a Repsol, a pesar de la oposición social y de denuncias, en su día el ejecutivo canario asumió la política de hechos consumados.

“Con el tema de las prospecciones, yo me temo que ocurra algo parecido a la política de hechos consumados seguida con el puerto de Granadilla”, para insistir en que percibe cierta pasividad en torno al rechazo a las prospecciones y muchas voces del sistema, como la del presidente de los hoteleros, que demagógicamente habla de que los sondeos traerán más turistas a las islas y, por tanto, se generará más trabajo, cuando todo el mundo sabe que no es así.