Log in
Sin imágenes

Tras un año de denuncias vecinales por vibraciones las autoridades no habían

Tras un año denunciando vibraciones causadas previsiblemente por una plataforma marítima que permanece en el Puerto de Granadilla, los vecinos de El Médano descubren que ninguna autoridad había llamado a la empresa propietaria de la misma, en Huston, que se ha comprometido - tras una simple llamada - a poner en marcha un protocolo para investigar y resolver el problema. 

Fue una simple llamada directa de un vecino a la empresa en Huston, la que ha conseguido paralizar dichas vibraciones que han venido causando problemas de salud a numerosas familias que viven en la zona.

Nayra Rojas, vecina de El Médano, explicó en Radio San Borondón que casualmente hoy lunes han recibido una llamada de la Autoridad Portuaria de Tenerife para comenzar a realizar las mediciones. "Yo les contesté que llegaron un poco tarde", afirmó.

Comunicado de los Vecinos de El Médano:

HOUSTON ¡tenemos un problema!
Los vecinos de El Médano deciden llamar a Houston para parar las vibraciones y ruidos producidos por las plataformas en el puerto industrial de Granadilla de Abona. ¿Qué han hecho las autoridades, qué protocolos existen para resolver estos peligros para la salud y medioambiente? ¿Qué pasará cuando sigan llegando otras plataformas?

Durante más de un año, los vecinos de El Médano han estado advirtiendo a las autoridades por las incesantes vibraciones y ruidos provenientes de la plataforma que “duerme” actualmente en el Puerto de Granadilla de Abona. Centenares de llamadas al 112, Policía Local, y Ayuntamiento de Granadilla de Abona no han surtido efecto para que estas molestias acaben.

Estas vibraciones continuas en el tiempo empiezan a tener efectos en la salud física y mental, impiden el descanso ya que se producen tanto de día como de noche. Los vecinos después de no obtener respuestas de las autoridades directas deciden buscar información de la empresa propietaria de esta plataforma que se sitúa en Houston, llamada Diamond Offshore Drilling.

Tras investigar, se ponen en contacto con el Departamento de “Salud, Seguridad y Medio Ambiente”, directamente con el Director de Operaciones y QA. (QA Director of Operations).

Durante una conversación de 30 minutos, en la que describimos los problemas éste explica que le sorprende bastante que no se haya enterado de las quejas de los vecinos ni de problemas de vibraciones. Ninguna autoridad se ha puesto en contacto con ellos para intentar solucionar el problema. Finalmente, se compromete a ponerse en contacto con “el capitán” de la Plataforma Ocean GreatWhite para informarse mejor.

Una hora más tarde, el Director de Operaciones llama de vuelta y explica que ha hablado con el “capitán” de la plataforma quien ha reconocido que aparentemente para ellos es la primera noticia y que nadie les había informado de quejas de vecinos ni de problemas de vibraciones ocasionadas por su plataforma. Confirmó que ya que ahora saben que existe un problema, se arranca un protocolo específicamente diseñado para realizar mediciones y localizar la maquinaria que podría estar generando el problema. Explica que el protocolo interno pone en marcha una serie de procedimientos a seguir para reemplazar unos componentes con otros y realizar tareas de calibración para intentar mejorar la situación. Explica que van a hacer todas estas tareas, aclarando que es su responsabilidad y su deber actuar y buscar soluciones y agradece muchísimo la llamada por parte de los vecinos informando sobre la existencia del problema.

Algunos días después reciben un mensaje directo de Diamond Offshore Drilling confirmando que los ingenieros de la plataforma han realizado cambios en los motores y solicitan confirmación por parte de los vecinos para saber si se pueden apreciar los cambios.

A los vecinos nos cuesta creer que sea tan fácil y que con una llamada a la empresa propietaria de la plataforma las vibraciones que llevaban tanto tiempo poniendo en peligro la salud y bienestar se terminen.

Sin embargo, la inevitable preocupación que sigue estando es... ¿puede ser que después de un año de quejas que ni una sola persona en toda la cadena de autoridades municipales/gubernamentales hayan informado a la plataforma ni ha pensado en sencillamente levantar el teléfono y hacer una llamada?, ¿Cómo es posible que todas las autoridades implicadas hayan permitido durante tanto tiempo poner en peligro la salud de tanta gente?

La sensación es que aquí solamente se han dedicado a pasar la pelota de uno a otro durante un año, sugiriendo que los vecinos deben unirse y poner demandas colectivas, llamar a abogados, reunir pruebas, grabar videos, contratar servicios profesionales para mediciones de sonidos, etc.

La preocupación es…..tendrán que solucionar el problema los vecinos cuando llegue otra plataforma?