Log in
Sin imágenes

Instan a debatir sobre el parque nacional marino herreño

SB-Noticias.- Los Parques Nacionales están enfocados a proteger una representación significativa de los ecosistemas característicos, de lo más valioso del patrimonio natural español, por lo que su conservación merece atención prioritaria y debe ser declarada de interés general del Estado (exposición de motivos, Ley 2007), de manera que los nuevos parques deben procurar completar la representatividad de esta red.

Esto se cumple en el caso del Proyecto del Parque Nacional Marino de El Hierro, que entre otras cosas contribuiría con sistemas naturales bien conservados, ligados a “emanaciones gaseosas submarinas” y la consabida explosión de biodiversidad que se ha producido con posterioridad al volcán submarino del 2011.

En el caso concreto del posible Parque Nacional Marino de El Hierro, la iniciativa ha sido de los técnicos del Organismo Autónomo de Parques Nacionales, cuya atención fue atraída hacia este espacio por los trabajos de diferentes científicos que habían destacado los valores naturales, ambientales y las condiciones sociales del mismo, merecedoras de la implementación de esta importante figura. Apoyándose en el consenso científico acerca de la adecuación de este espacio como potencial Parque Nacional Marino y con el Instituto Español de Oceanografía respaldando la propuesta, para Ben Magec - Ecologistas en Acción es una oportunidad para continuar reconociendo y agrandando las bondades naturales y ambientales de las islas.

La declaración debe realizarse con un proceso de información pública amplia, y previamente deben evaluarse técnicamente los aspectos sociales y medioambientales del posible Parque Nacional, además de los usos actualmente existentes, así como las consecuencias jurídicas y socioeconómicas sobre ellos de su declaración, para evaluar la viabilidad de la misma. Se parte de la idea que el Parque sólo podría ser declarado como tal tras alcanzar un nivel de consenso bastante alto con la población y las instancias políticas locales. En tal sentido, Ben Magec - Ecologistas en Acción hace un llamamiento a la responsabilidad de las administraciones públicas canarias con implicación directa en la declaración y futura gestión del Parque, Cabildo y Ayuntamientos, así como a las distintas plataformas, asociaciones y movimientos ciudadanos de la isla y del archipiélago en general, para estudiar, debatir y negociar con Parques Nacionales todos y cada uno de los puntos recogidos en el Proyecto. Estamos hablando de un Parque Nacional exclusivamente marino donde los pescadores profesionales de El Hierro se han manifestado abiertos a conocer todos los pormenores del proyecto del futuro Parque Nacional. En este sentido, para la Federación ecologista, el proyecto de Parque Nacional de El Hierro representa una oportunidad ineludible para el desarrollo sostenible por el que ha apostado la sociedad herreña, e insiste en anteponer el interés general y el interés de todos los sectores socioeconómicos de la isla en esta iniciativa.

En las zonas de influencia socioeconómica del Parque que incluye a toda la Isla, se verá favorecido tanto con soporte para planificación específica como mediante ayudas técnicas, económicas y financieras. El presupuesto de gastos corrientes: personal, inversión, trabajos de mantenimiento, etc. de un Parque Nacional en la época anterior a la crisis estaba en torno a los 4,5 millones de euros de media (10 millones en Doñana, 5 en el Teide, 3 en Cabrera, etc.), actualmente el Parque Nacional de las Islas Atlánticas reciben 3,8 millones de €. Esto contrasta con la inversión anual, de unos trescientos mil euros en la Reserva Marina del Mar de Las Calmas. El PN de Las Islas Atlánticas, que sería el referente más parecido al Proyecto de El Hierro cuenta con una plantilla fija de 50 personas y recibe más de 400.000 visitantes al año en la actualidad, a pesar de solo permitir la llegada de 2200 visitantes diarios a las Islas de Cíes y 800 en el camping, y de solo estar abierto 4 meses al año (de junio a septiembre) debido a las difíciles condiciones del mar fuera del periodo estival.