Log in
Sin imágenes

Archivan el robo de piezas del caso Grúas aunque reconocen indicios de delito penal

 Auto

Los hechos pueden ser constitutivos de delito penal, aunque no existen motivos suficientes para atribuir su perpetración a persona alguna determinada 

La magistrada titular del Juzgado de Instrucción 4 de la Ciudad de los Adelantados, Ana Serrano-Jover, decretó el sobreseimiento provisional de la causa contra sus antiguos siete propietarios en un auto dictado el pasado miércoles 10 de abril.

En el auto se expone que : "De todo lo actuado se desprende que los hechos investigados podrían ser constitutivos de infracción penal, si bien no existen motivos suficientes para atribuir su perpetración a persona
alguna determinada y por ello es procedente, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 641-2ª y 779-1,1ª de la Ley de Enjuiciamiento Criminal decretar el sobreseimiento provisional de estas actuaciones".

Por ello, la magistrada acuerda el sobreseimiento provisional y el archivo de la causa, sin perjuicio de las acciones civiles que correspondan al perjudicado.

Francisco Javier Ramos Pages, uno de los trabajadores denunciantes ha confirmado a SB-Noticias que van a recurrir.

Los hechos investigados se remontan al año 2011. Tanto la Guardia Civil como la Policía Local de La Laguna comprobaron, con abundante material fotográfico, que algunos de los coches del depósito municipal de La Laguna habían sido desguazados con el objetivo de vender las piezas por internet a particulares. Así lo confirmó un agente del instituto armado que llegó a comprar un repuesto a través de uno de los dos portales utilizados (milanuncios.com y segundamano.es) por este desguace clandestino.

Tres trabajadores de la concesionaria del servicio, Autogrúas Poli, presentaron una denuncia por estos hechos ante la Policía Local de La Laguna el 20 de marzo de 2012. Hacía poco menos de un año que la empresa había cambiado de propietarios después de que su antiguo administrador, José Padilla, la traspasara a un grupo de siete trabajadores, los siete investigados por el desguace de piezas. Padilla denunció haber sido presionado por el Ayuntamiento para vender la sociedad, incluso a través del retraso en los pagos de la concesión, comprometiendo así la estabilidad financiera de Autogrúas Poli.