Log in
Sin imágenes

Condenan al empresario Jaime Cortezo a dos años y seis meses de cárcel por delito contra la hacienda pública

El Juzgado de lo Penal número 1 de Las Palmas de Gran Canaria, en un fallo susceptible de recurso, impone al  promotor de Hoya del Pozo dos años y seis meses de cárcel, multa de 814.000 euros y la obligación de indemnizar a la Hacienda Pública con 271.000 euros

La sentencia declara probado que la sociedad de la que es propietario el acusado, Hoya del Pozo S.A., presentó extemporáneamente la declaración de sociedades del periodo impositivo 2012, consignando unas supuestas pérdidas de 2.306.003,16 euros por lo que pidió y obtuvo la devolución de los 2.310 euros que había ingresado a cuenta.

En dicha declaración, dice la autoridad judicial, omitió 927.038,17 euros que debía devolver, por no haberlos materializado, de un total de 970.000 euros que dotó a la RIC en 2.008, y asimismo consignó como supuesto gasto 457.310,34 euros por unas operaciones inexistentes supuestamente celebradas con tres sociedades cuyo administrador único era también el acusado, concretamente con las sociedades Probandama S.A. (que no emitió facturas pero consignó en el modelo fiscal 347 operaciones ficticias con Residencial Hoya del Pozo SA por valor de 430.000 euros), Cortezo Inversiones S.A. (que emitió una factura por valor de 23.040 euros) y Hoya Pozuelo SL (que emitió una factura por valor de 30.960 de los que se consideran justificados 4.270,34 euros).

La sociedad Residencial Hoya del Pozo SA también procedió a vender 11 viviendas hipotecadas asumiendo la vendedora el pago de la deuda hipotecaria de dichas viviendas pero que finalmente fue pagada por los compradores y sin embargo Residencial Hoya del Pozo SA se computó una provisión de 2.231.560,88 euros, no obstante con deducción de 206.486,05 euros contabilizados como ingreso por la venta de la vivienda del administrador de la sociedad, y finalmente Residencial Hoya del Pozo SA también se dedujo unos gastos por valor total de 11.489,94 euros como si fueran de explotación pero que no se han justificado o no eran deducibles por tratarse de consumos particulares del administrador y su familia.

Todo ello permitió a la sociedad, asegura el fallo, ocultar un beneficio de 773.570,29 euros, si bien deben deducirse 341.339,83 euros por base imponible negativa de 2011, y al aplicar el tipo de gravamen corrspondiente del 25% hasta 300.000 euros y 30% en adelante, resulta una cuota íntegra de 217.071,09 euros, que sumados a los intereses de la devolución de la RIC que ascienden a 54.457,55 euros, da lugar a una cuota defraudada por Residencial Hoya del Pozo SA en el Impuesto sobre Sociedades de 2012 de 271.528,64 euros.