Log in
Sin imágenes

Solicitan que Plasencia cumpla la sentencia y restaure ya la cantera de Güímar

La Asociación para la Defensa de los Barrancos de Güímar solicita la inmediata restauración de la cantera de Las Rosas por parte de Plasencia y del Ayuntamiento, tal como establece una reciente sentencia judicial

La Asociación para la defensa de los barrancos de Güímar 'Saturnino García', solicita el rápido cumplimiento de la sentencia del Tribunal Superior de Justicia en la que se condena a Antonio Plasencia y al Ayuntamiento de Güímar a acometer las obras de restauración y desintoxicación de la cantera de Las Rosas, que funcionó como vertedero ilegal.

La Asociación para la defensa de los barrancos de Güímar, Saturnino García, solicita la ejecución inmediata de la sentencia del Tribunal Superior de Justicia que obliga a Antonio Plasencia y al Ayuntamiento de Güímar a restaurar la cantera de Las Rosas, situada en el Camino La Boruga, que se utilizó como vertedero de residuos y fue denunciada por la Agencia de Protección del Medio Urbano y Natural (APMUN) y precintada en el año 2006.

Esta cantera ilegal de áridos recibió durante años al vertido de todo tipo de sustancias nocivas y tóxicas, entre ellas pinturas, neumáticos, aceites, vehículos (incluso guaguas enteras), baterías de plomo y restos orgánicos; lo que, a juicio de la asociación, "supone un grave perjuicio para la salud pública y el medio ambiente que debe ser solucionado a la mayor brevedad, máxime cuando ya hay una sentencia que obliga al dueño de los terrenos, Antonio Plasencia, y al Ayuntamiento de Güímar, a hacerse cargo de la descontaminación y la restauración de la zona".

Tanto Antonio Plasencia como el Ayuntamiento de Güímar intentaron eludir su responsabilidad presentando sendos recursos. Sin embargo, el órgano judicial desestimó ambos.

Respecto a la corporación local, cuya apelación quedó inadmitida porque fue presentada fuera de plazo, el fallo judicial establece que "ha resultado acreditado que, a partir de 2006, el vertedero de Las Rosas fue clausurado y precintado por el Ayuntamiento, y como tal el Ayuntamiento ha sido declarado responsable de la obligación de restaurar, en cuanto que cesionario de la parcela para vertedero, toleró la continuación de un vertedero incontrolado en contra de sus propias determinaciones de clausura y precinto".

En cuanto al dueño del terreno, Antonio Plasencia, que quiso eximir su culpa alegando que había cedido el terreno al Ayuntamiento para que lo utilizara como vertedero de inertes y que fueron otros quienes hicieron mal uso de él, la sentencia es clara y contundente. Literalmente explica que "una vez finalizada la actividad legal de vertido, los acuerdos de cesión de los terrenos perdieron su objeto y finalidad, con lo que nuevamente recupera su condición de titular responsable de lo que acontece en sus propiedades".

Según un extracto literal del fallo judicial, "está claro que el señor Plasencia no solo ha tolerado el vertido incontrolado posterior al cese del vertedero, sino que manifiestamente se ha intentado desentender de forma clamorosa de lo que ocurría, como si los terrenos hubieran pasado a manos del Ayuntamiento, lo que nunca se llevó a cabo."

Ahora, la Asociación para la defensa de los Barrancos de Güímar 'Saturnino García', exige la inmediata ejecución de las obras de retirada de residuos y desintoxicación, "habida cuenta de que estas sustancias tóxicas afectan no solo al subsuelo de la cantera, sino también aguas abajo del vertido, dado que estamos hablando de un barranco".

Aprovechan para hacer un nuevo llamamiento a las administraciones competentes para que aceleren el Plan de Restauración de los Barrancos, ya que la fórmula que éste establezca para ello deberá ser avalada por el pueblo de Güímar. "De otra manera, la restauración completa de esta cantera y de todas las demás quedarán pendientes de ejecución, y hasta el propio Tribunal alertó de su gravedad ecológica y paisajística".