Log in
Sin imágenes

El Supremo accede a una comunicación de la CE sobre la obligación de asegurar los valores naturales del LIC de Fuerteventura y Lanzarote

Afectado por las prospecciones de Repsol

{mosimage}SB-Noticias.- El Tribunal Supremo ya tiene en su poder un escrito de la Dirección General de Medio Ambiente de la Comisión Europea (Jefatura de la Unidad de LIFE – Naturaleza)  que le fue dirigida en una comunicación oficial  fechada el 1 de abril de 2014 en la que le trasladaba la opinión de la Comisión respecto de la relevancia del Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) Espacio marino de oriente y Sur de Lanzarote y Fuerteventura, en relación con las prospecciones petrolíferas que la multinacional Repsol pretende realizar en este mismo lugar.

La opinión de la Comisión Europea no puede ser más clara a la hora de señalar en esta comunicación que por la legislación comunitaria, el Estado español tiene la obligación jurídica de garantizar la protección de este LIC “con el fin de preservar los valores ecológicos que contiene”.

Esta afirmación que realiza la Comisión viene precedida de la constatación del considerable retraso de España a la hora de cumplir las obligaciones impuestas por la Directiva de hábitats para la protección efectiva del ecosistema marino  canario (hábitats marinos y especies de interés comunitario de la Red Natura 2000). Así como de la afirmación de la Comisión de que “ha quedado constatado científicamente su valor ecológico merecedor de protección como Lugar de Importancia Comunitaria”.

El presidente del Cabildo de Fuerteventura, Mario Cabrera, ha recordado hoy que cuando el Gobierno de España, a instancias del ministro Soria, aprobó el Real Decreto de 16 de marzo de 2012 autorizando a la multinacional Repsol las prospecciones frente a las costas de Fuerteventura y Lanzarote, conocía perfectamente desde años atrás que los espacios marinos afectados por estas prospecciones y por los permisos otorgados a Repsol, debían necesariamente ser protegidos como LIC, y conocía perfectamente que esta protección era y es absolutamente incompatible con la explotación petrolífera.

Tan es así que, descubiertas estas maniobras en Bruselas, la Comisión Europea no ha vacilado a la hora de señalar que debe protegerse el espacio marino canario.

Mientras tanto, el Gobierno del Estado y Repsol intentaron ocultar en el Tribunal Supremo  todas estas circunstancias, buscando un fallo judicial en su favor.

Pero el retraso de este fallo judicial previsto inicialmente para abril, motivado por la petición del Tribunal Supremo, a instancias del Cabildo de Fuerteventura, de toda la información  existente sobre el nuevo LIC canario que propone el propio Ministerio de Medio Ambiente, ha provocado que en la declaración de Impacto Ambiental favorable a las prospecciones, otorgada a la multinacional Repsol a finales del pasado mes de mayo, el Gobierno del Estado no haya tenido otro remedio que reconocer expresamente por primera vez , LA ESPECIAL RELEVANCIA Y RIQUEZA AMBIENTAL DE CANARIAS y, junto con ello, aunque estos parezca “el mundo al revés”, las INCERTIDUMBRES QUE EL PROPIO PROYECTO ALBERGA sobre los efectos negativos de las prospecciones sobre el ecosistema canario.

Mario Cabrera ha señalado que “una vez que la Dirección General de Medio Ambiente de la Comisión Europea ya ha manifestado con claridad su opinión -lo puede decir más alto, pero no más claro- , sólo queda que se imponga la cordura, la sensatez y la cautela, y sean definitivamente descartadas las prospecciones petrolíferas frente a las costas de Fuerteventura y Lanzarote”.

“Pese a los esfuerzos de Repsol y del ministro Soria en evitarlo, el Tribunal Supremo tiene ya toda la información pertinente encima de la mesa para poder adoptar con conocimiento de causa la decisión que proceda, y que para nosotros no es otra sino el fin definitivo de estas pretensiones de explotación de los mares canarios por intereses radicalmente contrarios al interés general y al interés social de la ciudadanía canaria”, concluyó.