Log in
Sin imágenes

«A Cristina Fernández la quieren presa o muerta»

Escucha la entrevista completa con Mabel Moñín, argentina residente en Canarias

Esta semana se dio a conocer el fallo del Tribunal Oral Federal nº2 que condenó a la Vicepresidenta argentina a 6 años de prisión e inhabilitación perpetua para el ejercicio de cargo público. Esta pena es el resultado de un juicio plagado de irregularidades, sin atisbo de imparcialidad y con una intencionalidad política clara que persiguió acabar con la carrera política de Cristina Fernández. Hablamos en Radio San Borondón con Mabel Moñín, una argentina residente en Canarias, que nos desvela algunos destalles importantes de esta trama contra la vicepresidenta kirchnerista.

Apunta Moñín que esta condena impuesta a Cristina Fernández es solo “la punta del iceberg, lo fundamental es lo que no se ve bajo el agua”. En las profundidades de esta metáfora encontramos lo que define como un entramado para el lawfare y la guerra sucia, donde embajadas, monopolios mediáticos y jueces figuran como elementos centrales.

Cierta clase judicial lleva tiempo tratando de conseguir una condena como la publicada estos días, con el objetivo de atacar la línea de flotación del peronismo. Recuerda Moñín que fue Macri quien, durante su ya extinta presidencia, colocó 140 jueces y fiscales “a dedo”. Desde que los Kirchner gobernaban en la provincia sureña de Santa Cruz, se han sucedido, explica Mabel, hasta 25 causas que buscaban la inhabilitación de la hoy Vicepresidenta de Argentina. “Han comprado hasta al Tribunal Supremo”, asegura.

Un día antes de que se publicara la sentencia condenatoria contra la expresidenta, el juez Baltasar Garzón, conocedor en profundidad del proceso judicial persecutorio contra el kirchnerismo, publicó una carta abierta a los jueces del caso Vialidad. Afirma el magistrado en esta misiva quetodo ha estado preordenado para acabar política y personalmente con la vicepresidenta del país. No ha existido respeto a las garantías, las pruebas están contaminadas, ha habido sustracción y alteración de las mismas, los testigos han sido venales, los peritajes manipulados… ¿Entonces qué se gana con una condena? Nada, más allá de la felicitacion mediático-política de los enemigos de la verdad. Y, ¿qué se pierde? Todo. Y, en especial, la propia credibilidad de la Justicia, que queda maltrecha y como un clínex porque ha sido usada, adulada y tirada a la basura de la historia”.

A pesar de que la sentencia inhabilita para el desempeño de responsabilidades públicas futuras a Cristina Fernández, la propia vicepresidenta ha advertido que no se presentará a ningún cargo de responsabilidad en 2023 y asegura que quienes han construido esta trama en su contra “la quieren presa o muerta”. Cabe recordar el atentado fallido que se trató de perpetrar contra ella el pasado 1 de septiembre, donde un error milagroso en la pistola del atacante permitió a Cristina Fernández seguir con vida.

Cristina es una estadista muy querida por el pueblo”, asegura Mabel Moñín, quien está convencida de que esta condena no solo no hará mermar la movilización del kirchnerismo, sino que incrementará el apoyo en las calles a la Vicepresidenta argentina.

 

 

 

*Foto: Agustin Marcarian / Reuters