Log in
Sin imágenes

El embajador de Venezuela en España denuncia asedio a sede diplomática por una turba violenta

Declaraciones Mario Icea

El embajador de la República Bolivariana de Venezuela en España, Mario Isea, denunció este jueves el asedio a la sede diplomática en Madrid, por una turba violenta que viola las disposiciones legales del propio Estado Español, y que exige condiciones para dejar salir a las personas que se encuentran dentro.

'Estamos siendo asediados, impidiéndose nuestra salida, por una turba violenta', dijo Isea a través de una grabación transmitida desde el interior del inmueble, donde se encuentran secuestradas un centenar de personas que asisten a un acto.

Hay agentes policiales fuera del recinto, porque nosotros advertimos al gobierno español, responsable de la seguridad y del personal diplomático, como Estado receptor según establece la Convención de Viena, recordó el embajador.

Ellos (el gobierno y las fuerzas policiales) sabían de la existencia de amenazas de sabotear el acto violentamente y de posibles agresiones, por lo que les pedimos de manera anticipada tomar las previsiones del caso, remarcó.

El jefe de la legación del país sudamericano exigió a las autoridades de España que procedan al desalojo de los grupos agresivos que se manifiestan en las afueras de la instalación cultural, ubicada en un céntrico barrio de Madrid.

Indicó que, durante el acceso al recinto, donde el Comité de Víctimas de la Guarimba y el Golpe Continuado presentó un informe, los opositores violentos golpearon a tres ciudadanos.

'Se niegan a retirarse y quieren poner condiciones para liberarnos. Este es un secuestro del embajador, de parte de su cuerpo diplomático y consular en Madrid, del consejero de Cuba y de ciudadanos españoles que están escuchando la presentación', relató.

Isea deploró que el gobierno español no actúe como corresponde para disolver la concentración.

Este hecho representa 'una agresión atroz contra las víctimas de la Guarimba que ya son víctimas de la violencia de los años 2013 y 2014, manifestó.

Insistió en que la no intervención de las autoridades de esta nación europea viola la Convención de Viena y el derecho internacional.