Log in
Sin imágenes

La Plataforma Bolivariana de Venezuela denuncia la campaña de agresiones contra el país

La Plataforma Bolivariana de Canarias ha denunciado la nueva campaña de agresiones contra Venezuela, "tanto desde el estado español, por los cartelizados expresidentes José María Aznar y Felipe González, como por el Partido Popular que impulsan todo tipo de pronunciamientos e injerencias orientadas a presentar a Venezuela como un estado forajido que necesita ser intervenido por la comunidad internacional, sumándose así a las agresiones intervencionistas orquestadas desde Washington, que instrumentalizando organizaciones regionales que deben velar por la no injerencia, la resolución pacífica y dialogada de los conflictos y la cooperación regional, las convierten en arietes intervencionistas contra el Gobierno y el Pueblo de Venezuela".

Acusan al Secretario General de la O.E A. Luis Almagro de jugar un papel de títere de los intereses más oscuros de la derecha internacional intentando que a Venezuela se le aplique una llamada Carta Democrática, para lograr aislar al País y justificar una intervención cruenta o bloqueos económicos, que den al traste con el legítimo y democrático gobierno de la República Bolivariana de Venezuela.

La Plataforma se suma al análisis expertos de la iniciativa Misión Verdad, en su escrito “Semántica de la intervención: desmontando el informe Almagro (análisis especial)” en el que señalan, que Luis Almagro presenta a la consideración de los países miembros de dicha organización regional un informe que intenta dibujar un "Estado fallido", donde el estatus de la cuestión venezolana supera (según el enfoque de Luis Almagro) cualquier límite nacional y político para su tratamiento, exigiendo su resolución por vías extra políticas y excepcionales, a través de medidas de fuerza y asedio, tanto en lo diplomático, político y financiero. El vértigo impuesto a la necesidad de buscar una salida conflictiva a la coyuntura venezolana se hace más que evidente, argumentando que no existe otra opción que no sea la de romper las reglas del juego político, desconocer la Constitución y el Estado de Derecho.

Consideran que justamente lo que ponen en relieve las trágicas guerras recientes en Medio Oriente (Siria y Libia), es que todo proceso de intervención (directa o indirecta, diplomática y financiera primero, luego bélica) requiere de una semántica y un marco narrativo elaborado que la justifique, un expediente para criminalizar a los países víctimas de asedio.

La Plataforma Bolivariana afirma que el informe de Luis Almagro, más allá de que su presentación por sí misma no implica automáticamente un respaldo incondicional de la OEA contra Venezuela en esos términos, es el punto clímax de lo que Venezuela lleva años denunciando (y que ha sido ridiculizado por los sectores antichavistas): el país es víctima de una agenda extranjera que busca una transición política por fuera de la Constitución, a favor de los aliados locales de los poderes fácticos y corporativos que gobiernan los Estados Unidos.”

Es por ello, que denuncian "a este nefasto personaje que se ha convertido en el abanderado de este nuevo intento de injerencia y agresión a la soberanía de la República Bolivariana de Venezuela y a su institucionalidad democrática. Además,  denunciamos todos los actos, pronunciamientos y sabotajes de la derecha internacional tendentes a desestabilizar a la República Bolivariana de Venezuela, su economía y su paz interna".

La Plaraforma Bolivariana de Venezuela hace un llamamiento a todos sectores democráticos del estado español, incluidos todos los partidos del arco parlamentario de izquierdas, para que se sumen a la lucha contra este nuevo atropello y a que no se dejen embaucar en un nuevo episodio de criminalización de un gobierno legítimo y de un país soberano, para justificar su posterior destrucción y el saqueo de sus riquezas naturales, para así satisfacer la voracidad de las grandes corporaciones que dominan al mundo.