Log in
Sin imágenes

Los socialistas españoles votan a favor del CETA en la Eurocámara

Los Verdes, Izquierda Unitaria y las fuerzas euroescépticas votaron mayoritariamente en contra. Tras las ratificaciones nacionales, podrá entrar en vigor esta primavera.

El pleno del Parlamento Europeo acaba de aprobar la ratificación del acuerdo comercial entre la Unión Europea y Canadá (CETA) por lo que a la espera de que los parlamentos nacionales den luz verde a su aplicación definitiva permitirá su entrada en vigor provisional esta misma primavera.

El tratado comercial se aprobó com 408 votos a favor, 254 en contra y 33 abstenciones. El Partido Popular Europeo (PPE), Liberales (ALDE), Conservadores,  Reformistas (ECR) y los socialistas españoles han votado a favor del tratado. Ayer los miembros del S&D votaron fijar la posición ante el escrutinio de hoy. Belgas, británicos, franceses y austriacos defendieron oponorse a la aprobación del tratado. Sin embargo, una vez que todos los países representados en el grupo S&D ganó como postura mayoritaria refrendar hoy el CETA.

Como no hay disciplina de voto, la mayoría de los miembros que representan a Bélgica, Francia, Reino Unido y Austria votaron en contra del CETA y también se le sumaron otros a título particular, ninguno de ellos español. 

Los Verdes y la Izquierda Unitaria se han opuesto a su ratificación, porque dudan de las garantías que ofrece en materia laboral, protección medioambiental y sanidad, y alertan del poder que da a las multinacionales frente a las leyes nacionales. También la líder del Frente Nacional francés, Marine Le Pen, ha anunciado el voto en contra de su grupo

Casi la totalidad de las disposiciones del acuerdo entrarán en vigor de manera provisional previsiblemente en el mes de abril, si la parte canadiense también ratifica en las próximas semanas el texto negociado. Sin embargo, la aplicación definitiva y total del acuerdo --incluidos elementos controvertidos como los tribunales de arbitraje-- no será efectiva hasta que los parlamentos nacionales y regionales competentes en los países de la UE (hasta 38 cámaras) den su aprobación, lo que llevará varios años.