Log in
Sin imágenes

La Consejería de Educación suspende en Infraestructuras y dotación de centros

El STEC-IC ha realizado un trabajo de campo sobre el estado de las infraestructuras y la dotación de los centros educativos públicos de Canarias.

Este trabajo ha consistido en una encuesta realizada a 50 centros de un total de 307 dependientes de la Dirección General de Centros e Infraestructuras de la Consejería de Educación del Gobierno de Canarias. Ello equivale a dejar fuera del muestreo a los colegios de infantil y primaria cuyas atribuciones en este sentido dependen de los ayuntamientos.

Por tanto, los centros que analiza este estudio corresponden a una amplia tipología que incluye Institutos de Educación Secundaria (IES), Centros de Educación Obligatoria (CEO), Centros de Personas Adultas (CEPA), Escuelas Oficiales de Idiomas (EOI), Escuelas de Artes, Conservatorios de Música y Centros integrados de Formación Profesional (CIFP). A este amplio espectro de centros hay que añadir que territorialmente están contempladas todas las islas, es decir, la encuesta analiza tanto la vertiente de transversalidad educativa como la vertiente de articulación territorial, lo que da fe de la universalidad del trabajo que hemos llevado a cabo. Los centros encuestados suponen el 16,3% del total de centros de esta tipología, por lo que se trata de una muestra ampliamente representativa.

La conclusión que extrae el Sindicato es que la Consejería de Educación debe velar por determinados aspectos en infraestructuras y dotación de los centros públicos de Canarias. Es cierto que algunos de los ámbitos estudiados son valorados positivamente, como es el caso de la dotación y conexión informática, transportes y aparcamientos, limpieza de las instalaciones, dotación de fotocopiadoras, mantenimiento de zonas ajardinadas, o elementos que garantizan la seguridad como extintores o localización de salidas.

Añade que la Consejería suspende sin paliativos en cuestiones capitales como:

Accesibilidad a los centros educativos, con lo que ello supone para las personas con discapacidad motora
Eficiencia energética, con lo que la lucha contra el cambio climático no se está llevando a cabo como debiera desde la red de centros públicos
Contaminación acústica debido al ruido de las aulas-taller, a las carreteras próximas, etc
Impermeabilización de los propios centros, contribuyendo así a la erosión de materiales y al deterioro de su imagen
Adaptación a la climatología, donde se constata la paupérrima dotación de instalaciones que atemperen las temperaturas extremas
Falta de personal para realizar labores de mantenimiento
Ausencia de comunicación entre las direcciones de los centros y la Consejería de Educación a la hora de hacer llegar sus peticiones referentes a esta cuestión

Algunas de las preguntas obtienen un regular por respuesta (en la encuesta se debía valorar entre 1 y 5, equivaliendo el 1 a “Muy Mal” y el 5 a “Muy Bien”). Así, a la pregunta acerca de la instalación eléctrica de los centros se responde mayoritariamente con un 3, equivalente a “Regular”. Igualmente con respecto a la dotación del mobiliario para el alumnado, el 40% de los encuestados consideran que es insuficiente y el STEC-IC lo ha constatado en numerosos centros educativos donde faltan sillas y mesas y que, a día de hoy, con lo avanzado que está el curso, no han tenido una respuesta adecuada por parte de la Consejería de Educación. En cuanto a las condiciones de los diferentes espacios de los centros es de reseñar que bibliotecas y laboratorios aprueban por escaso margen pero salones de actos, polideportivos, gimnasios y canchas son calificados por los centros encuestados como ámbitos que se encuentran, mayoritariamente, en malas condiciones.

El STEC-IC concluye que, a la vista de la encuesta, se debe aumentar significativamente el presupuesto en infraestructuras educativas y la dotación de los centros debido a las diferentes carencias que el estudio constata, igualmente exigimos que dicho presupuesto tenga una mejor gestión. Desde el STEC-IC instan a la Administración a buscar la excelencia en esta materia porque sin unas buenas instalaciones y unas dotaciones suficientes se hace muy difícil el proceso de enseñanza-aprendizaje y, por tanto, unos resultados académicos acordes con una educación de calidad.