Log in
Sin imágenes

Martinón afirma que los alumnos que se encerraron contra los Reyes incumplieron un acuerdo de no boicoter el acto

Entrevista en Radio San Borondón

"Me duele que al rector que les pidio perdón en nombre de la Universidad de La Laguna, le reclamen ahora la dimision"

SB-Noticias.- Tras la denuncia que ha hecho AMEC, además del Partido Comunista e Izquierda Unida por la agresión de  los guardaespaldas de la Casa Real  a un grupo de estudiantes que se encerraron en un Aula de la Facultad de Física y Matemáticas de la Universidad de La Laguna, como protesta por la visita de los Reyes, el Rector, Antonio Martinón, considera que es legítimo y razonable dicho posicionamiento, pero que desde la Universidad de La Laguna no se podía aceptar que ese acto se viera alterado.

Antonio Martinón explicó en Radio San Borondón que desde que el grupo rectoral conoció que había un grupo de ocho alumnos que se habían encerrado  en la Delegación de Alumnos de Física, durante el acto de celebración del 225 Aniversario de la Universidad de La Laguna, dos miembros del equipo fueron a hablar con ellos y acordaron que no se les iba a desalojar pero a cambio ellos no iban  a intentar montar un boicot “en eso se quedó -afirma el Rector- su protesta era así, y ellos aceptaban la celebración del acto”.

Sin embargo, según explica el Rector, poco después de acabar los discursos y bajar a la cafetería donde hubo un encuentro de los Reyes con los investigadores, los estudiantes salieron con la pretensión de acceder a la Cafetería, momento en el que el control les impidió entrar.

Según la información que maneja el rector “hubo un forcejeo donde no pasó nada o  lo que pasó parece que no tuvo gran importancia”. A partir de ahí afirma que se les dijo que se fueran y salieron acompañados, sin violencia, por miembros de seguridad de la Casa Real, por fuera del edificio.

Antonio Martinón afirma que la Universidad por definición tiene una componente natural de crítica, de  poner en cuestión el estatus quo y así se entiende y se respeta. Por ello, esa pluralidad debe convivir desde el respeto.

Recuerda que la ULL tiene 20.000 estudiantes, 1.500 profesores además de unos 800 PAS (personal de administración y servicios)  con opiniones diversas “pero la institución como tal decidió recibir a los Reyes y toda la comunidad debía respetar el acto”.

Entiende el Rector que la visita de un Jefe de Estado exige unas medidas de seguridad altas, especialmente en estos momentos en los que estamos en un nivel 4 de alerta antiterrorista, por lo que considera que el dispositivo que la Casa Real desplegó es para garantizar la seguridad de los Reyes y de los que estaban a su alrededor, en base a esta situación y en ningún momento motivada por la protesta de un grupo estudiantil.

Finalmente reconoce que le duele que AMEC haya pedido su dimisión como Rector y recuerda que la primera acción que realizó en el cargo, fue pedir perdón al colectivo universitario, en nombre de la institución, por el injusta trato que había recibido con anterioridad “reconozco que me duele pero no dimitiré porque no me siento cuestionado por la institución”.