Log in
Sin imágenes

El STEC-IC reclama para los centros educativos más recursos para las certificaciones de idiomas del alumnado

La Consejería de Educación ha publicado una normativa que regula la posible obtención de las certificaciones de enseñanzas de idiomas de régimen especial destinadas al alumnado que curse estudios en cualquier centro público de Canarias.

Se trata de la posibilidad de certificar el A2 de Inglés dirigido el alumnado de 4º de la ESO o el B1 de Inglés para el alumnado de 2º de Bachillerato, conforme a la Orden publicada por la Administración educativa.

El STEC-IC valora positivamente esta medida, pero expresa su rechazo a que una iniciativa de esta dimensión se aplique a costa del profesorado y del personal laboral tanto de las Escuelas Oficiales de Idiomas (EOI) como de los Institutos de Educación Secundaria (IES), incrementando aún más la sobrecarga laboral de los mismos.

Estas pruebas de certificación abarcan cuatro destrezas. Se le encomienda su elaboración al profesorado de las EOI, que se coordinará con el profesorado de la especialidad Inglés de los centros públicos de Secundaria y de Bachillerato con el objetivo de atender a las edades y madurez del alumnado que realizará dichas pruebas. La selección de personas para certificar, la aplicación, corrección y publicación de las pruebas así como las reclamaciones, el cuestionario de evaluación de las destrezas aplicadas, etcétera, corresponderá al profesorado especialista de los IES con el apoyo del resto del profesorado de cualquier otra especialidad. Cabe destacar que la expedición de los certificados se realizará en las Secretarias de las distintas EOI.

Es muy positivo ofertar la posibilidad de estos títulos en los centros públicos. Sin embargo, no es de recibo que la Consejería de Educación no ponga los recursos humanos suficientes para llevar esta medida a efecto y se le asigne muchísimas tareas burocráticas y de la labor docente nuevas al mismo profesorado y personal laboral de un centro. No valen las excusas de que las pruebas se aplican en el horario lectivo e incluso la afirmación abstracta que podrán ser compensados económicamente aquellos que las realicen. Las horas de trabajo son excesivas y colocan a todo el personal en situaciones más asfixiantes. Además, son labores obligatorias y no voluntarias para los docentes y el personal laboral, aunque la decisión la toman los equipos directivos.

El STEC-IC y el conjunto de las organizaciones sindicales, así como el Consejo Escolar de Canarias, han denunciado reiteradamente el incremento de las tareas burocráticas y la sobrecarga laboral que sufren los trabajadores y las trabajadores en Educación, fruto de la política de recortes practicada por el Gobierno estatal del PP en los últimos años y por el Gobierno de Canarias.

Desde el STEC-IC hemos exigido el fortalecimiento del aprendizaje y del dominio idiomático para el conjunto de la población de Canarias. Hemos reiterado la necesidad de un diagnóstico que revele la situación actual de estancamiento y de atascamiento del dominio idiomático en los distintos niveles educativos de la Educación pública. Hemos exigido ratios idóneas, laboratorios de idiomas, formación del profesorado, renovación de las metodologías, circuitos externos para aprender idiomas, becas de intercambios, auxiliares de conversación, etcétera. Y estas necesidades las hemos hecho extensibles al resto de las lenguas extranjeras.
Recordar el anuncio del ex presidente del Gobierno, Paulino Rivero, “Los canarios seremos bilingües en el año 2020”. Una medida estrella que el tiempo ha demostrado que fue un intento de maquillar una política que le daba la espalda al aprendizaje idiomático en las aulas.

Esta nueva iniciativa regulada por la Consejería de Educación será positiva si realmente se ponen los medios para que la misma prospere. En la inmediatez, más recursos humanos y financieros. Y seguidamente, análisis y conclusiones con propuestas de mejoras para que redunde en un avance y progresivo dominio idiomático desde la infancia hasta la población adulta.