Log in
Sin imágenes

UGT exige estabilidad para los interinos docentes y amplia oferta de empleo público

Desde el sector de enseñanza de la Federación de empleados de los servicios públicos (FeSP-UGT Canarias) creemos que ya es hora  de que se reconozca el esfuerzo realizado por el colectivo de profesores de nuestra comunidad durante los últimos años; hemos sufrido serios recortes en las condiciones laborales y retributivas. El profesorado, junto al resto de empleados y empleadas de los servicios públicos, ha contribuido al ahorro presupuestario de la administración, convirtiéndose en los principales contribuyentes de la salida de la crisis de la que cual no somos responsables.

Son muchos los aspectos que este sindicato tiene en su hoja de ruta y que preocupan a los docentes de nuestra comunidad. Aspectos que entorpecen de manera importante la labor de estos profesionales y que repercute en  una enseñanza de calidad.

 La FeSP-UGT de Canarias considera que la funcionarización en el sector educativo es algo urgente y necesario. Nos encontramos ante la tesitura del aplazamiento obligatorio de unas oposiciones que permitiría la entrada de  jóvenes al mundo de la docencia. El desamparo legal condicionado por la falta de unos Presupuestos Generales junto una legislación estatal, dictada con carácter básico, pone en evidencia la restricción de las competencias autonómicas, en la que se ve afectada una posible convocatoria de oposiciones.

Desde nuestra organización exigimos la modificación de la disposición  transitoria cuarta del EBEP, que posibilite la consolidación del empleo temporal. El Gobierno de Canarias debe hacer valer su apoyo al Gobierno de Mariano Rajoy haciendo que, este supuesto apoyo, vaya en beneficio de los ciudadanos y ciudadanas de Canarias. Por el contrario tendríamos un apoyo gratuito en perjuicio de los intereses de los propios canarios.

Desde UGT exigimos Ofertas Públicas de Empleo que garantice el acceso de nuestros jóvenes al ejercicio de la docencia. Ofertas que estén acorde a nuestras necesidades y no a la pírrica tasa de reposición marcada desde Madrid. Nuestra organización exige, por tanto, la posible dualidad entre la consolidación de los interinos docentes y la entrada de nuestros jóvenes en el sistema educativo.

Nuestra realidad exige de mayor financiación y calidad en los servicios educativos mediante el incremento del gasto social en los servicios públicos. Si es cierto que se vislumbran mejoras económicas, los docentes queremos dejar de ser los grandes sacrificados.