Log in
Sin imágenes

STEC-IC entiende que la Ley Canaria de Educación supone la construcción de un muro contra la LOMCE

Su aplicación supondrá una gran mejora de las condiciones profesionales y laborales del profesorado, lo que redundará en importantes beneficios para el alumnado

{mosimage}{mosimage}Audio de la entrevista

SB-Noticias.- Silvia Rodríguez Court, portavoz de STEC-IC, valoró en los micrófonos de La Trapera de Radio San Borondón la aprobación esta semana de la Ley Canaria de Educación y dijo que  si el actual gobierno de Canarias y los futuros Gobiernos aplicaran el texto de la Ley, la misma puede suponer un muro frente a la LOMCE, así como un fortalecimiento de la educación pública y de su calidad y una mejora sustancial de las condiciones laborales y profesionales de los docentes.

Dijo como valoración previa, que al conjunto de docentes como es normal, le importa recuperar el poder adquisitivo que se ha ido mermando en los últimos años, pero lo que más le interesa es la dignificación de la labor docente, lo que conlleva que se establezcan mejores condiciones para impartir las clases en los diferentes niveles educativos.

En este sentido, dijo que esta valoración tiene sentido porque debemos tener en cuenta que la nueva Ley Canaria de Educación contempla numerosas medidas, por lo que deberán estar atentos y vigilantes para exigir su aplicación, ya que tendría que redundar en las mejoras educativas que tanto han venido reclamando docentes y representantes sindicales en los últimos tiempos: “Si algo ha quedado claro ahora que ha finalizado el curso, es que el profesorado ha terminado exhausto por la realización de su labor”.

Este curso escolar que finalizó recientemente ha tenido como principal característica que las ratios profesor-alumno han sido muy elevadas, con importantes incrementos de la jornada laboral, que no permite que los docentes tengan respiro, con un plan de sustituciones que ha dejado mucho que desear, lo que conlleva que los propios profesores de los centros hayan tenido que cubrir las bajas de los compañeros, con la sobrecarga que ello supone, a lo que se debe añadir la excesiva burocratización que ha tomado la Educación, hasta el punto de que al profesorado se le castiga por enfermar con brutales descuentos, cuando el derecho a la salud debería ser intocable.

STEC-IC entiende que la Ley Canaria de Educación en primer lugar puede suponer un muro contra la LOMCE, pero también podría suponer una gran mejora de las condiciones profesionales y laborales del profesorado, lo que tiene que redundar,  en caso de aplicarse esta Ley, en mejores condiciones para impartir la labor docente, lo que a su vez redundaría en importantes beneficios para el alumnado, que es la parte más importe de la Educación.


LO QUE SUPONDRÍA LA APLICACIÓN DE LA LEY CANARIA DE EDUCACIÓN

- La LOMCE contempla solo la programación de las distintas enseñanzas, pero no garantiza la prestación del servicio educativo. La Administración educativa está en las mismas condiciones que los agentes y centros educativos privados para realizar ofertas educativas. Si un centro privado acredita alumnado suficiente, la Consejería de Educación está obligada a concertar. Sin embargo, la Ley Canaria de Educación contempla la regulación y prestación de las distintas enseñanzas mediante ofertas de plazas públicas.

- La LOMCE abandona la etapa infantil de 0 a 3 años y la de 3 a 6 años, apostando por su privatización. La Ley Canaria de Educación garantiza plazas públicas en toda la etapa infantil. Además, apuesta decididamente por las actuales Escuelas Unitarias.

- La Ley Canaria de Educación regula la prestación de servicios y las ofertas de plazas por la Administración educativa en las enseñanzas que la LOMCE considera no obligatorias y las abandona: las Escuelas Oficiales de Idiomas (EOIs), Los centros de Adultos, las Enseñanzas de Artes, de Música, Deportivas.

No obstante, respecto al Nivel Básico de las EOIs y algunas Enseñanzas Artísticas plantea que pueden impartirse en centros privados autorizados y abre en esos supuestos la puerta a una preocupante privatización.

- La LOMCE le concede al director/a de un centro la potestad para gestionar todos los recursos humanos, materiales y financieros; el derecho a conformar sus claustros y a rechazar los nombramientos de los interinos/as de las actuales listas de empleo. La Ley Canaria de Educación reconoce como máximos órganos de gobierno a los consejos escolares y a los claustros. Recupera la gestión, el control y la participación democrática de la comunidad educativa.

- La LOMCE permite que un director/a de un centro presente un proyecto para especializar su centro y será el director/a quien seleccione al profesorado que formará parte de su proyecto. La Ley Canaria de Educación le encomienda el proyecto educativo al consejo escolar.

- La LOMCE consagra el sistema de concurso- oposición, sin plantear alternativas para los 3.200 interinos de Canarias. La Ley Canaria de Educación plantea la estabilidad al menos para los docentes interinos mayores de 55 años.

- La Ley Canaria de Educación reclama la evaluación continua frente a las reválidas de la LOMCE y obvia los itinerarios consagrados en la LOMCE.

- La LOMCE regula unos programas de refuerzo para el alumnado, siempre que los resultados del alumnado no obedezcan a falta de estudio o de esfuerzo y rendimiento. Excluye, por tanto, al 90% del alumnado. La Ley Canaria de Educación contempla un Plan Especial de Atención a la

Diversidad (PEAD), diversos programas de refuerzo en las distintas etapas educativas y un aumento de recursos para los centros educativos públicos.

- La LOMCE contempla la cesión de suelo público a los empresarios para la construcción de centros educativos privados. La Ley Canaria de Educación, no.

-  La Ley Canaria de Educación defiende una educación plurilingüe a cargo de la Administración educativa. La LOMCE establece una segunda lengua extranjera como materia optativa a elegir entre otras muchas materias.

- La Ley Canaria de Educación plantea una atención prioritaria a la mejora de las condiciones laborales del profesorado, encomendándole esta tarea a la consejería competente. Asimismo se compromete a negociar el sistema retributivo del profesorado de Canarias tomando como referencia la media retributiva del resto de las comunidades autónomas. Esta Ley contempla la necesidad de dignificar la labor docente, la disminución de las ratios, la simplificación de la carga burocrática en los centros, servicios de apoyo con la incorporación de distintos profesionales, medidas para estabilizar las plantillas, entre otros.

La Ley Canaria de Educación es sin lugar a dudas un avance muy importante frente a la LOMCE. Ciertamente no recoge el cien por cien de las aspiraciones y demandas de las distintas comunidades educativas y de los distintos agentes del ámbito de la educación pública. Sin embargo, ha recogido la mayoría de los aspectos contemplados en la Iniciativa Legislativa Popular (ILP), presentada entre otros por el STEC-IC con el respaldo de más de 36.000 firmas de apoyo.