Log in
Sin imágenes

Meme Sosa: “Padres, AMPAS, directores de colegios y Gobierno se reparten la culpabilidad de la venta ilegal de libros de texto”

Los libreros de Tenerife recuerdan a AMPAS y Direcciones que los colegios públicos no son lugares de venta de libros

{mosimage}{mosimage}Audio de la entrevista

SB-Noticias.- Meme Sosa, Presidenta de la Asociación de Libreros de Tenerife, ha manifestado en Radio San Borondón que, en su opinión, la venta de libros de texto en los colegios públicos y la reventa de libros usados, constituyen actuaciones ilegales, de las que hace responsables a padres, AMPAS, directores de colegios y, en general, a todos los niveles de la Administración educativa.

Estas actuaciones, ha explicado en La Trapera, lejos de ser solidarias, como quieren aparentar,  son en realidad un tipo de transacción que no se hace donde se debe, ya que los colegios públicos no son lugares de venta; en las no se declara el valor de la venta y, por tanto, se defrauda a Hacienda, y además se permite que los directores de los colegios gestionen las ayudas individuales (que son dinero público) asignadas a personas concretas, y negocien descuentos con quien más les ofrezca, pudiendo incluso seleccionar los libros de texto más que por su valor educador por la(s) editorial(es) que ofrezcan mejores descuentos.

Meme Sosa insiste en que vender por debajo del coste no está permitido, que es ilegal, y todo esto, asegura, va en detrimento de las librerías y los libreros en primer lugar, pero en último término en detrimento de la sociedad.
 
La Administración, se lamenta la presidenta de los libreros, es cómplice de estos hechos, ya que “aunque en la Comisión de Cultura del Congreso de los Diputados se haya aprobado hace un mes, por unanimidad de todos los partidos, un apoyo rotundo a las librerías, porque consideran que es el comercio más castigado, más apaleado…  al día siguiente miran para otro lado y se siguen consintiendo todas estas tropelías”.

Por otra parte, recuerda que lo que se invierte en Cultura es cero y al final, los padres, madres, profesores, directores de colegios, distribuidores, editoriales, todos, serán   culpables de que estas cosas ocurran año tras año y de que, como consecuencia, muchas librerías desaparezcan.