Log in
Sin imágenes

La UGT Canarias rechaza que el Gobierno de Canarias premie a los empresarios

La UGT Canarias rechaza que el Gobierno de Canarias premie a los empresarios, a pesar de la negligente actitud de las patronales

El presidente del Gobierno regional, Fernando Clavijo, en su discurso por el Día de Canarias, se deshizo en elogios por los empresarios, cuando son los responsables del injusto reparto de la riqueza en las Islas con su continuo bloqueo a la Negociación Colectiva.

La UGT Canarias rechaza que el Gobierno de Canarias premie a los empresarios, a pesar de la actitud negligente de las patronales, bloqueando la Negociación Colectiva y evitando la subida salarial tan necesaria para un mejor reparto de la riqueza. Este sindicato considera inaceptable que, a pesar de la etapa de bonanza económica que estamos atravesando, esta mejoría no llegue aún a la clase trabajadora. Los únicos que se continúan enriqueciendo son los miembros de los Consejos de Administración de las grandes empresas.

El presidente del Gobierno regional, Fernando Clavijo, se deshizo en elogios a las patronales, a las que ha premiado por su 40 aniversario. Resulta incomprensible que se realice este reconocimiento a las organizaciones responsables de que la desigualdad y la pobreza en nuestro Archipiélago siga creciendo. Clavijo olvidó en su discurso a la clase trabajadora, los verdaderos artífices de la recuperación económica, ya que con sus sacrificios han logrado la supervivencia de las empresas, mientras los empresarios seguían incrementando sus asignaciones.

Resulta incoherente decir que el Gobierno se preocupa por los más de 200.000 canarios desempleados y premiar a quienes pudiendo contratar más y mejor, no lo hace, con el objetivo de seguir manteniendo recortes y así incrementar sus ganancias. Y todo esto, durante la mejor fase de expansión económica. La UGT quiere advertir, una vez más que, si el crecimiento económico no comienza a repercutir en los trabajadores y trabajadoras, las movilizaciones se radicalizarán irremediablemente.