Log in
Sin imágenes

Los trabajadores de Seguridad Integral Canaria se suman a la huelga en Tenerife

Los trabajadores de Seguridad Integral Canaria en Tenerife también se suman a la huelga convocada para el día 7 de septiembre, contra las empresas Seguridad Integral Canaria, Marsegur Seguridad y Sinergia Vigilancia y Seguridad (SVS), vinculadas con el presidente de la Unión Deportiva Las Palmas, Miguel Angel Ramirez

Los sindicatos CCOO, UGT, Intersindical Canaria, USO y Alternativa Sindical han convocado huelga también en la provincia de Las Palmas de Gran Canaria, para exigir el abono puntual de los salarios de los trabajadores, según el Convenio Nacional de Empresas de Seguridad Privada, y la aplicación de la sentencia que obliga a estas empresas a aplicar dicho convenio.

Tal como informa la Federación de Trabajadores de Seguridad Privada de la Unión Sindical Obrera (FTSP-USO) el 7 de septiembre a las 10:00 horas, tendrá lugar una manifestación ante la Presidencia del Gobierno de Canarias "como pistoletazo de salida a un otoño caliente en el sector”.

FTSP-USO exige que los gobiernos, estatal, autonómicos y locales, se involucren en una solución global “contra la precarización del sector en este momento de gran conflictividad y de bloqueo de la negociación colectiva por parte de la patronal”.

Desde el sindicato reivindican que se realice una contratación socialmente responsable y respetuosa con los derechos de los trabajadores, con la inclusión de cláusulas sociales que garanticen la calidad del empleo y del servicio prestado, dejando de adjudicar puntuando mayormente la oferta económica más ventajosa”, ya que consideran que “los actuales criterios de adjudicación, convierten los concursos públicos en meras subastas al precio más bajo, lo que facilita la adjudicación a empresarios oportunistas y sin escrúpulos que tiran sus ofertas por los suelos a costa de incumplimientos laborales”.

Desde la USO se han convocado este tipo de concentraciones en todo el territorio en esta misma jornada y advierten que irán  endureciendo las medidas de presión “con el fin de demostrar el hartazgo del sector, ante una parte empresarial empeñada en recortes salariales y un Gobierno que menosprecia a unos profesionales que tienen bajo su responsabilidad la seguridad de personas, puntos estratégicos e instalaciones críticas entre otros cometidos”.