Log in
Sin imágenes

Entrevista a Álvaro Manso Ortiz

  • Published in Cultura

Librero y Portavoz de la Confederación Española de Gremios y Asociaciones de Libreros (CEGAL)
Diario de Avisos/Yurena Díaz

La Cultura es uno de los sectores que ya antes de la pandemia se encontraba en plena crisis. Y muy en particular las Librerías, que ya llevan años tratando de reinventarse y reclamar su más que necesario papel en la sociedad contemporánea. Tímidamente las Librerías van abriendo sus puertas, bien físicamente o a través del comercio electrónico, con una gran incertidumbre sobre el futuro y con la certeza de que buena parte del sector ya se ha visto abocado al cierre. Pero hay mucho de vocacional en esta profesión, y existen muchos-as libreros-as que lejos de rendirse, reivindican ahora más que nunca la necesidad de la Lectura como eje fundamental de nuestras vidas.
Álvaro Manso Ortiz es miembro de la Junta Directiva de la CEGAL (Confederación Española de Gremios y Asociaciones de Libreros) y uno de esos magníficos profesionales enamorados de su trabajo. Es la tercera generación de libreros que gestiona la céntrica librería “Luz y Vida” fundada en Burgos, en 1948, que obtuvo en 2015 el distintivo “Librería de Referencia Cultural” de Castilla y León y en 2019 el Sello de Librerías de Calidad a nivel nacional. También es el responsable de la gestión de las librerías del Museo de la Evolución Humana de Burgos y de la librería del Centro de Recepción de Visitantes de los Yacimientos de Atapuerca. Su último proyecto es una Librería Infantil, “Mar de Hojas”, con otros dos libreros de Burgos. También preside la Asociación Provincial de Libreros de Burgos desde 2012 y coordina diferentes proyectos a nivel provincial y nacional de fomento y promoción de las librerías.

¿Cual es el “pronóstico” del sector en estos momentos?
El pronóstico en general de todos los sectores, no solo el de las librerías, es que es un año muy complicado. De hecho seguimos en estado de alarma en estos momentos; la situación es difícil. Las librerías son comercios que sí que están acostumbradas a luchar con muchas dificultades desde hace  tiempo, con lo cual creo que tiene algunas ventajas. Se han ido tomando decisiones en conjunto a través de CEGAL como la página de todostuslibros.com, que de alguna manera nos ayuda a estar más preparadas quizás que otros sectores.  También el apoyo de los clientes a lo que representamos las librerías  dentro de las ciudades, es una ventaja. Sin embargo evidentemente es un momento difícil.

¿En qué medida el coronavirus  supondrá un antes y un después para las Librerías?
No me parece que esto vaya  marcar - como dice la gente - un antes y un después. Creo que recuperaremos nuestras costumbres. No sé si esto va a significar algo más allá de la prevención ante una situación parecida, pero no creo que para las librerías marque un antes y un después. Quizás sí lo ha supuesto para determinadas formas de venta, probablemente la on-line, pero no necesariamente a las librerías en su conjunto.

¿Manejan datos sobre la cantidad de librerías que han decidido cerrar o lo harán tras la pandemia?
No hay una estimación, todas van a entrar en dificultades, ha habido dos meses de facturación cero. Esto significa un problema importante, pero como el que tiene todo el país, todo el sector comercial, salvo aquellos que la crisis ha dejado como activos. Por lo tanto es muy difícil calcular esto.  Evidentemente pasaremos dificultades y seguramente nos afectará y llevará al cierre a alguna librería. Y creo que si las medidas que se han propuesto al Ministerio se toman, esta pérdida del tejido de librerías va a ser pequeña. Y si éstas no se toman, evidentemente será grande.

¿Están las Librerías destinadas a convertirse en un elemento testimonial?
No creo que las librerías vayan a ser testimoniales, yo creo que las librerías son parte de las ciudades, son parte de la Cultura y no pienso que tengan porque ser testimoniales. Evidentemente avanzamos en un proceso de reconversión de todo y las librerías están dentro de ese todo. Yo no considero testimonial una librería, yo estimo que puede convertirse un punto importante, imprescindible y protegido. Las Librerías deberían ser símbolo de la vida de una ciudad.

¿Se ha incrementado la venta on line?
Se ha producido un incremento de la venta on-line dado que era la única manera de adquirir libros, y también supongo que ya llevábamos un tiempo en que el comercio on-line era muy importante. Probablemente este incremento no ha llegado a las librerías independientes, y yo tengo esperanza y estoy seguro de que realmente va a ser una realidad, que gracias a todostuslibros.com las librerías independientes agrupadas se van a convertir en el referente en la venta del libro on-line.

¿Se anima el público a entrar de nuevo a las Librerías, con las restricciones impuestas?
Ahora en las fases 0 o en la fase 1, en las que han entrado algunos, creo que ha habido una necesidad de nuestros clientes  de volver a las librerías, pero es muy difícil de calibrar dadas las restricciones que tenemos, no solo por las medidas higiénicas sino porque al final el sistema de fase 0 con cita previa era un poco contra natura de la librería. La librería necesita el paseo, la observación, la conversación...

¿Cuáles son las principales medidas que reclama el sector a la Administración pública para poder sobrevivir?
Principalmente en la compra por parte de las bibliotecas públicas y a través de las librerías de fondos que fueran similares a los años 2008-2010, cuando se instauró el plan de fomento a la lectura. Este sistema  serviría para que las librerías independientes, después de una modificación en el contrato menor, pudieran mantenerse. Se han pedido otras medidas como la creación de un bono lector, un bono cultural anual de unos 30 € y llegar al máximo de población posible. También se ha pedido que aquellas comunidades que no tienen un sistema de cheque-libro, lo adopten, porque creemos que es la mejor manera y  que pasa claramente por las librerías. Se pidió también -que ha sido una de las cosas que ya el Ministerio ha adoptado - una línea de financiación específica para el sector, dada la peculiaridad y la heterogénea figura de una librería dentro del sector: las hay de una sola persona, las hay con veinte empleados, las hay sociedades, las hay regentadas solamente por autónomos… Necesitábamos una línea de financiación específica.

¿Cómo valoran las ayudas que hasta el momento ha implementado el Gobierno de las que se podrá beneficiar el sector?
Positivas, creo que es importante la línea de crédito que se ha adoptado y estamos esperando a que se aprueben otras medidas. Es importante que la línea de crédito se haya dirigido claramente a las librerías independientes y no a las grandes, sino las pequeñas,  que son las que tienen más dificultades. En este sentido hay que aplaudir al Ministerio que lo haya contemplado porque es la primera vez que se hace.

¿Como definiría la Librería del siglo XXI?
Que pregunta más compleja. La librería del siglo XXI  estará definida por el librero, porque se ha debido de convertir en un agente cultural de su entorno, porque tiene conciencia ecológica, tiene conciencia de la importancia del mercado de cercanía, porque está imbricada con el resto de los comercios y de los servicios de la sociedad, porque construye ciudad y porque genera actividad para el entorno, y convierte su espacio en un espacio atractivo de intercambio, creo que esas serían las líneas del futuro de las librerías.

¿Qué recomendaciones daría a los libreros y libreras que se encuentran en estos momentos en una situación de incertidumbre?
Difícil recomendar cosas con la incertidumbre en estos momentos. Sobre todo paciencia, tomar decisiones con tiempo, ninguna decisión veloz nos va a llevar por buen camino, aunque creamos que el tiempo pasa y no hacemos cosas. Debemos pensarlas, tomar decisiones unidos, creo que sería la parte más importante, pensando, meditando, aportando la riqueza que tienen los libreros, que es su variedad, sus diferentes maneras de enfocar la situación. Eso nos hará poder pasar estos tiempos de incertidumbre con mayores certezas.

¿Qué tipo de campañas se están poniendo en práctica para acercar de nuevo el público a  las Librerías?
Principalmente la campaña más importante que se ha lanzado por parte de las librerías es a través de la página “apoya tu librería” a través de todostuslibros.com.
Y el futuro de esa página, al convertirse en la plataforma de venta para todas las librerías independientes es la campaña más importante. Aunque se van a hacer más, en torno a los eventos del Libro, del Día del Libro, de las Ferias del Libro … Creo que esta campaña de todostuslibros.com es una de las más importante que ha generado CEGAL. Es es una gran esperanza para las librerías en este momento, ya no por la crisis sanitaria en que estamos, sino por el momento en el que vivimos y los hábitos de compra que se tienen.

¿Qué mensaje mandaría a la sociedad en general para que se conciencie de la importancia del libro y las librerías?
 Pienso que la sociedad en general es consciente de la importancia de las librerías, probablemente no en su uso de compra o no en la protección que deben llevar. Creo que son las administraciones las que sí deben tomar esa idea de protección de las librerías. No considero qua sociedad esté de espaldas a la librería, pues  su valoración de estos espacios es alta. Probablemente el bagaje lector de la población es lo que produce esa sensación siempre de crisis o de incertidumbre en las Librerías, pero no me parece que haya una sensación en la sociedad de que las librerías son algo negativo, sino todo lo contrario, que son algo positivo. Seguramente necesitamos empujar el valor de la lectura desde más puntos que no solo sea el de las librerías. También desde la enseñanza, que los libros no salgan de la enseñanza, que los libros no salgan de las universidades, y entonces seguramente tengamos un sentido de la necesidad del libro mucho mayor.

¿Qué circunstancias le llevaron a dedicarse a la profesión de Librero?
Yo empecé a hacer de librero porque era lo que había en mi casa. Soy la tercera generación de libreros, yo jugaba en una librería de pequeño, jugaba a ser librero como lo era mi padre, como lo era mi abuelo. Soy gracias a eso, un privilegiado por tener esta profesión, llegar a ser librero.

La cultura en general y el mundo del libro en particular están en horas bajas ¿Por qué estima que los políticos no actúan con contundencia para impedir esta situación?
Es probable que hasta que nuestros políticos no se den cuenta de que la Cultura en general es un bien de primera necesidad, ni el Libro ni cualquier manifestación cultural alcanzarán el lugar que deben ocupar. Difícil comprender nuestra sociedad sin la Cultura, por lo tanto es un paso muy importante que los políticos aprendan  y que pongan las medidas, sobre todo  para que la Cultura sea un bien de primera necesidad.

¿Cree que la profesión de Librero sigue jugando ese papel de “prescriptor cultural” como fue su papel hace décadas…?
Creo que el papel más importante del librero sigue siendo de prescriptor cultural. Estamos en un mundo muy diverso, con mucha oferta. Creo que la concreción, el estudio de esa oferta  para hacer esa prescripción,  ha adquirido la mayor importancia. Por eso el librero tiene un papel vital, cada día, en este sentido prescriptor, elector y de alguna manera seleccionador.

¿Qué relación ve entre el descenso del nivel cultural y del mundo del libro, en la evolución del mundo hacia la derecha y ultraderecha?
Supongo que el descenso del nivel cultural se debe a muchas cosas, seguramente a la educación que tenemos, al tipo de acceso a esa cultura, al tipo de  acceso a nuestro tiempo de ocio, a como utilizamos nuestro tiempo de ocio, no sé si todo está relacionado exactamente con el mundo del libro, con una sociedad y hacia donde va esa sociedad.

En un reciente e interesantísimo artículo de Ignacio Ramonet se planteaba la posibilidad de que volvamos a una sociedad fascista ¿lo ve posible?
Estamos caminando hacia una sociedad que se supone que debería ser cada vez más libre, porque cada vez tiene mayores posibilidades, y cada vez es menos libre. Si es menos libre está muy cerca de ser una sociedad fascista.
Creo que tenemos la posibilidad de controlar determinadas cosas que no estamos haciendo ahora. El uso que hacemos de elementos  a nuestro alcance y que se están convirtiendo esenciales y que probablemente nos están cerrando las mil posibilidades que hay. Utilizamos internet y  esto de alguna manera está siendo usado para reducir la oferta en vez de ampliarla. Tenemos que aprender a emplear las nuevas tecnologías a nuestro favor, para ser cada día más libres y tener más conocimiento; y este momento está yendo en sentido contrario.

Un reciente estudio hablaba de que hace años tanto los niños como las niñas preguntadas por lo que querían ser de mayores se manifestaban por profesiones como profesor-a, médico-a … En la actualidad las niñas siguen respondiendo de manera similar, pero la mayor parte de los niños se manifiestan por ser futbolistas, actores, estrellas del espectáculo ¿observa esta diferencia?
Yo creo que es normal que nuestros niños, nuestros hijos y nuestras hijas quieran parecerse a los que triunfan, pero me parece que tiene hasta cierta lógica. Creo que el papel de los padres en esto es fundamental, de alguna manera dirigir a nuestros hijos hacia las cosas que realmente tienen valor,  y no hacia ese espectáculo, esa primera fachada que se pueda ver. Pero evidentemente  tenemos una sociedad que vive en el espectáculo, en la fachada, es difícil transmitir más allá valores que cuestan. La propia lectura tiene una parte de esfuerzo. Todo esto es muy complicado en la sociedad en la que vivimos  pero creo que depende también de la transmisión familiar de determinados valores. Creo que tiene solución aunque el entorno esté contra ello.