Log in
Sin imágenes

El CNI compró el silencio de Bárbara Rey, amante de Juan Carlos I, con fondos reservados en Luxemburgo

okdiario.com.- Espías del CNI depositaron entre 1996 y 1997 en un banco de Luxemburgo cantidades millonarias de dinero para la actriz Bárbara Rey. Los pagos respondían a una operación secreta de los servicios de información a fin de que la vedette murciana no descubriera las relaciones que, desde el inicio de la Transición, mantenía con el rey Don Juan Carlos y no difundiera unos vídeos privados.

Los agentes abrieron una cuenta bancaria el 25 de septiembre de 1996 en el Kredietbank Luxembourg a la que transfirieron, tres meses después, una primera cantidad de 26,3 millones de pesetas (160.000 euros), según queda acreditado en la documentación que OKDIARIO tiene en su poder.
La cuenta secreta tenía asignado el número 55-209185-88-1 y estaba calificada como “compte kt plus”, un servicio de mayor remuneración financiera. Para ocultar la identidad de los verdaderos beneficiarios figuraba a nombre de la firma comercial W.K Dibiapur, una sociedad off shore constituida en un paraíso fiscal. No obstante, OKDIARIO no ha localizado ninguna instrumental con esa denominación en los bancos de datos internacionales de sociedades. El nombre “Dibiapur” corresponde a una ciudad del estado de Uttar Pradesh de la India.
Además de utilizar esa pantalla para preservar el anonimato, los verdaderos titulares se beneficiaban del uso de “seudónimos” para cualquier operación de imposiciones o transferencias. En los extractos de los movimientos de la cuenta figura un pago anual de 2.500 pesetas (unos 15 euros) por el concepto, según la terminología bancaria, en francés, de “pseudonyme”.

El dinero transferido al Kredietbank luxemburgués y a otras cuentas anexas, según las fuentes del CESID, procedía en su mayor parte de las arcas de los fondos reservados del desparecido CESID (Centro Superior de Información de la Defensa), según han confirmado a este diario antiguos altos mandos de los servicios secretos. Este departamento, en 2002, pasó a llamarse CNI (Centro Nacional de Inteligencia).

Los fondos reservados son partidas que se aprueban en los presupuestos del Estado para la lucha contra el terrorismo y el crimen organizado. Al ser fondos opacos, las autoridades que los gestionan no están obligadas a identificar a los receptores ni a los beneficiarios últimos.
La respuesta de Bárbara Rey

Bárbara Rey ha manifestado a OKDIARIO que ella jamás se benefició de ese dinero ni tuvo a su nombre una cuenta en Luxemburgo: “Si alguien la abrió y la usó sabrá qué hizo con el dinero. Nunca he estado en Luxemburgo en ese banco. Yo no sé nada ni quiero meterme en líos. Ya me han hecho demasiado daño”, aseguró

Sin embargo, Bárbara Rey sí reconoce al periodista que, en aquellas fechas, mantuvo una reunión con un agente del CESID que le propuso su silencio y seguridad a cambio de dinero. El intermediario-espía le fue enviado por un amigo íntimo del Rey. La actriz insiste en que prefiere permanecer callada: “Por mi seguridad y la de todos los míos”, según sus palabras exactas.

La artista murciana guarda silencio pero OKDIARIO conoce de fuentes directas del antiguo CESID cuál fue la oferta que le hizo el emisario en el encuentro que mantuvo con ella en la cafetería Riofrío de Madrid: tres millones de euros (500 millones de pesetas), en entregas mensuales de 25 millones de pesetas.

La cifra propuesta coincide con la primera transferencia recibida en la cuenta de Luxemburgo: 26.319.063 pesetas (unos 160.000 euros). A cambio el agente secreto le exigía la entrega en un maletín de unas cintas magnetofónicas y de vídeo que la actriz, supuestamente, había grabado al Rey mientras fue su amiga durante casi 20 años. El material que la cantante guardaba en la caja fuerte de su casa ya había sido verificado por otros intermediarios de los servicios secretos

A mediados de los noventa la cifra de 26,3 millones de pesetas suponía una cantidad importante, sobre todo, si su percepción era mensual y en dinero negro. Con esos fondos un ciudadano podía comprarse al contado un buen piso de tres dormitorios en el centro de Madrid y un Mercedes Berlina.

Según fuentes del espionaje español, María García García, el nombre real de Bárbara Rey, pasaba en aquellos años por dificultades económicas y los responsables de la inteligencia española valoraron su situación como un “un asunto de Estado de alto riesgo”.

“Sabíamos que debía la hipoteca de su casa, que tenía deudas con amigos e, incluso, que había pignorado sus joyas, excepto una que le había regalado Su Majestad. Si aquellas grabaciones caían en manos no apropiadas podían desestabilizar  a las más altas instancias del país”, reconoce a OKDIARIO un ex alto cargo del antiguo CESID.

La cuenta principal, abierta en el Kredietbank Luxembourg, fue cancelada en abril de 1997 poco antes de que estallara el caso Bárbara Rey. La actriz murciana denunció en una comisaria madrileña las presiones que estaba recibiendo, según ella, de amigos del Rey y de los servicios secretos. Los  acusó de robarle material gráfico y sonoro en su domicilio familiar. La denuncia nadie la investigó y la vedette murciana tampoco insistió. Tras el escándalo en los medios de comunicación, Bárbara Rey nunca más volvió a ver a su amigo el Rey, según reconoce la propia actriz.

En aquellas fechas, el saldo de la cuenta luxemburguesa era de 26,5 millones de las antiguas pesetas, pero las fuentes del CESID reconocen que, paralelamente, existieron otras cuentas opacas: “No sólo en Luxemburgo, también en Suiza habíamos abierto cuentas secretas a nombre de identidades falsas y de sociedades interpuestas. Incluso, antes del verano de 1997 salieron de nuestra sede 40 millones de pesetas de los fondos reservados para comprar voluntades en el caso Bárbara Rey. El destino del dinero lo desconozco”.

Bárbara Rey también niega que recibiera ese dinero: “Si esas cantidades fueran para comprarme, les habría salido muy barata”, asegura. A la pregunta de este periodista de si fuera el pago de un primer plazo, la vedette murciana responde que “tampoco. Él nunca movió un dedo por mí”.

Se da la coincidencia de que el dinero ingresado en la cuenta del Kredietbank Luxembourg coincidió en el tiempo con la publicación de la existencia de un nidito de amor –así lo denominaban los agentes- que los servicios secretos habían montado para altas personalidades en una vivienda de la zona residencial de Pozuelo de Alarcón.

Ahora, por primera vez, un medio de comunicación saca a la luz documentos en los que se demuestra las relaciones de amor/odio entre Bárbara Rey y el espionaje español. Los datos desvelados por OKDIARIO pueden ser el hilo por el que se llegue al ovillo.