Log in
Sin imágenes

El juez de Valencia pide al Supremo que impute a Rita Barberá por blanqueo

El juez que investiga el 'caso Taula' remite la exposición razonada al Supremo para que impute a la senadora del PP y exalcaldesa de Valencia por la financiación ilegal del partido en la ciudad.

El titular del juzgado de instrucción 18 de Valencia, Víctor Gómez, ha remitido este jueves la exposición razonada al Tribunal Supremo para que este tribunal asuma la investigación contra la senadora del PP y exalcaldesa de Valencia, Rita Barberá, por blanqueo.

Los pinchazos telefónicos del caso Taula referidos al supuesto blanqueo de capitales por parte del Grupo Popular en el Ayuntamiento de Valencia respaldan la tesis de la fiscalía y la Guardia Civil. La exconcejal popular María José Alcón explica en una de las grabaciones autorizadas por el juez a su hijo el supuesto sistema de blanqueo. “En el partido me han dado 1.000 euros en dos billetes de 500. Dinero negro”. “Ellos tienen mucho dinero negro”, “de empresas, comisiones, corrupciones...” y “no pueden aflorarlo”, afirma Alcón, que menciona a la exalcaldesa Rita Barberá.

EL ORIGEN DE LA OPERACIÓN TAULA

Los pinchazos realizados a Alcón, exconcejal de Cultura y esposa de Alfonso Grau —el exvicealcalde de Valencia que está siendo juzgado por el caso Nóos— se unen a otros indicios reunidos por la fiscalía y la UCO. Entre estos, las declaraciones de cuatro exasesores del PP que han reconocido ante el juez que les ofrecieron participar en lo que ellos interpretaron como una operación de blanqueo. Ingresar 1.000 euros en la cuenta del partido y recibirlos al mismo tiempo en metálico del Grupo Popular en el Ayuntamiento.

Los cuatro han declarado que no advirtieron de los hechos a Barberá porque estaban convencidos de que estaba al tanto de los mismos o porque no les inspiraba “confianza”.

El caso se basa también en las confesiones realizadas por dos de los imputados —investigados según la nueva denominación oficial—: la propia Alcón y su hijo. Y en un escrito “anónimo” recibido en fiscalía en abril de 2015 en el que se detallaba el presunto delito.

Alcón relató la operación de blanqueo en una conversación grabada por la UCO el 15 de abril de 2015. La exconcejal habla con su hijo, al que le dice:

—Es que han hecho una trampa en el partido, que me han dado 1.000 euros en dos billetes de 500, dinero negro...

—Sí...

—Y yo les tenía que hacer una transferencia legal, de mi cuenta, o sea, ¿eh? Para blanquear dinero, vamos, corrupción política total [...].

— Pero... cómo que para blanquear, no lo entiendo.

—¿No lo entiendes cariño? Pues ellos tienen mucho dinero negro.

—¿Quién?

—Pues de empresas del partido, de empresas, comisiones, corrupciones... Entonces ese es un dinero que no pueden aflorarlo.

—¿Pero quién te ha dado a ti eso? ¿Rita [Barberá]?

—Mari Carmen García-Fuster [exsecretaria del Grupo Popular en el Ayuntamiento y supuesta controladora de la caja b del partido a escala municipal].

—Ah.

—Rita, sí. Entonces, a mí me han dado 1.000 euros en dos billetes de 500 que es dinero negro obtenido...

—¿Para que te lo quedes?

—Para que me lo quede yo y entonces yo se lo doy a ellos con una transferencia bancaria y se blanquea. Y si [alguien] dice: ‘¿Ese dinero de dónde viene?’ Ese dinero lo ha aportado la concejal María José [Alcón] de su cuenta corriente.

“Lo único que funciona en España es la corrupción”

El hijo le pregunta “cuántos billetes de 500 tienen ellos”. “Yo qué sé cariño. Como tú dijiste una vez, y tienes más razón que un santo, es este país lo único que funciona es la corrupción”, responde Alcón.

El teléfono de la exedil estaba intervenido por orden judicial porque la exconcejal era una de las personas que aparecía hablando del cobro de mordidas en las cintas acumuladas durante años por Marcos Benavent, el ex alto cargo de la Diputación de Valencia que participó en la trama del 3% y ahora colabora con la justicia.

Dos días después de hablar con su hijo, la exconcejal Alcón conversa con su hermana y le cuenta lo mismo de forma “espontánea”, según destaca el fiscal. “A Juanjo le dije que me hiciera una transferencia de esos 1.000 euros que han blanqueado en el partido de todo el dinero negro que tienen. Y me dieron dos billetes de 500 y yo tenía que hacer una transferencia legal desde el BBVA de 1.000 euros. Que los blanquean así. [...] Es muy gordo todo”.

Otra prueba del supuesto blanqueo son las declaraciones de varios asesores del Grupo Municipal del PP en la capital, que comparecieron ante la UCO y ante el juzgado en calidad de testigos. Una de ellas hace su particular relato de los hechos en un escrito que redactó en abril de 2015, barajó llevar ante notario y conservó en un documento con dicha fecha en su ordenador hasta que se lo entregó al juez.

En el texto explica que el 23 de marzo recibió en su despacho la visita de un asesor de la alcaldía. Este le comunicó a ella y a otros compañeros de que debían realizar una transferencia y, con el comprobante en la mano, debían ir al despacho de la secretaría del grupo, que desempeñaba Mari Carmen García Fuster, para que les fuera devuelto ese importe en efectivo, con la condición de que no lo ingresaran en el banco, en ningún banco, relata la testigo.

La asesora fue citada al día siguiente por García Fuster a su despacho. “Me pidió disculpas por no haber sido ella quien nos informara el día anterior. Le comuniqué que yo no iba a participar en ese hecho (...). Me escudé en problemas económicos aludiendo que no dispongo de ese dinero”, escribió la testigo. Según la versión, García Fuster le insistió primero en que el dinero le sería devuelto y luego le gritó. “Llegó a ofrecerme ella los 1.000 euros para que los ingresara en mi cuenta y realizara la transferencia”, explicó.