Log in
Sin imágenes

Sobre listas de espera y otras deficiencias

  • Published in Salud

Círculo de Salud y Sanidad Podemos Tenerife

{mosimage}En la actualidad, la Sanidad Pública en el conjunto del Estado Español sufre un proceso de recortes, deterioro, desmantelamiento y privatizaciones que aunque proviene desde hace tiempo se ha agudizado en los últimos años con la excusa de la crisis. Son muchos los problemas que existen en el sistema sanitario canario, colapso en los servicios de urgencias, falta de auténticos hospitales comarcales, infraestructuras inacabadas, listas de espera, privatización, falta de personal y un largo etc.

Todo ello genera un enorme estrés laboral en el personal y sufrimiento, carencia de intimidad, etc. en los pacientes, obligados a permanecer en los pasillos de urgencias por falta de camas hospitalarias, constituyendo incluso una amenaza para la vida de los mismos.

Los recortes en los presupuestos de Canarias supusieron que la lista de espera quirúrgica creciera  un 18,75 % entre junio y diciembre de 2011, justo cuando se suspendieron las intervenciones en horario de tarde, llamando la atención que las listas de espera quirúrgica de más de seis meses aumentó un 49,5%, destacando los datos del Hospital Universitario de Canarias (HUC) y del Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria (HUNSC) que registraron aumentos del 37,97% y del 43,24% respectivamente, en la isla donde mayor desarrollo tienen los conciertos con la sanidad lucrativa privada. Ha sido el Gobierno de Canarias, de CC con PSOE o con PP, el responsable de tal estado de cosas, particularmente CC, en cuyas manos ha estado la Consejería de Sanidad durante 19 años y en las del PP tres años. Por otro lado los recortes de los últimos años se han cebado en una disminución importante del número de profesionales sanitarios (personal médico, de enfermería, auxiliares, etc), ya que según los datos del Ministerio de Hacienda en julio de 2013 había 25.543 trabajadores públicos menos que en enero de 2012, cifra que a estas alturas puede situarse en más de 50.000 trabajadores menos, en Canarias 4.000 menos. La disminución de personal ha ido unida al cierre de dispositivos asistenciales (camas hospitalarias, etc).

Las Cifras "Oficiales" sobre listas de espera en nuestras islas señalaban que 25.101 personas estaban a la espera de alguna intervención quirúrgica, 16.109 de ellos esperando menos de seis meses y 8.992 más de ese mismo tiempo. Ahora en un afán de empezar a corregir el habitual maquillaje con que se nos presentaban, las listas de espera quirúrgica en Canarias aumentan hasta las 30.584 personas que están pendiente de una cirugía en las Islas. Casi 10.000 de ellos llevan más de seis meses a la espera.

En nuestra Comunidad, la quinta más privatizada (ver informe de la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública de abril de 2015, http://www.nalonsalud.es/estudios/informe-privatiz-CCAA-2015.pdf), la tercera en gastos en concertaciones (hasta este año la segunda tras Cataluña, ahora nos ha superado Madrid), a pesar de los continuos desmentidos por parte del Gobierno Canario, se ha llegado a facilitar la reducción de jornada de sus profesionales, fundamentalmente  médicos, para que puedan trabajar en el sector privado,  además de no aplicar rigurosamente las incompatibilidades, lo que no es de extrañar cuando alguno de sus altos dirigentes proviene del sector privado. La sanidad privada en Canarias factura al año más de 1000 millones de euros, lo que supone el 4 por ciento de la facturación total del sector en España, propiciado por la legislación favorable a su potenciación, infrautilizando los recursos públicos como los Quirófanos, los Servicios de Radiología, Lavandería y mantenimiento. Por otra parte esa tendencia privatizadora, se refuerza cada vez más concertando servicios sanitarios con entidades privadas. Cabe resaltar que la media española de camas en la sanidad privada es de 6,88 por 10.000 habitantes, en Canarias es de 14,30 camas, más del doble, debido al crecimiento desorbitado de los conciertos.

Cabe destacar que el sector privado controla el 40 por ciento de las camas de agudos de la red de “utilización pública”, e ingresa más del 31,7 por ciento de los procesos agudos financiados por el Servicio Canario de Salud, de tal manera que realiza más de la tercera parte de la intervenciones quirúrgicas. Esto tiene relación directa con el fraude de los supuestos hospitales comarcales del Norte y del Sur de Tenerife, la realidad es que son unos Centros Sociosanitarios con un añadido de un Centro de especialidades, unas Urgencias extrahospitalarias, que solo funcionan al completo hasta las 3 de la tarde, una unidad de hospitalización de media estancia, otra sociosanitaria y unos futuros quirófanos de Cirugía Mayor Ambulatoria, que aun no están ni en estructura y en número insuficiente para la demanda actual y futura. Se trata, al fin y al cabo, de que la sanidad pública le deje el campo libre a la privada para continuar lucrándose.

En este contexto, entendemos que los programas de las fuerzas políticas deberían proponer una serie de objetivos fundamentales para mejorar la Sanidad Pública y visto lo dicho, el fundamental es recuperar la disminución del gasto sanitario público de aproximadamente el 2,5% de promedio para la financiación sanitaria, con la perspectiva de situar el gasto sanitario público en la media de la UE, así como que sea finalista, es decir, que se dedique exclusivamente a la sanidad y no que, por una nefasta gestión, las partidas de la sanidad pública canaria acaben financiando tranvías, auditorios, equipos de fútbol, etc. Todo lo que no sea eso, son solo "buenas intenciones" con las que no se puede transformar realmente una situación absolutamente insostenible. Podemos lo sabe y lucha por llevarlo a la práctica, la Consejería de Sanidad por muy renovada que sea su dirección está condenada al fracaso si no parte de la misma conclusión.