Log in
Sin imágenes

Julio Pérez alias El Comodín

  • Published in Política

EL BAR DE PEPE

Así, a bote pronto, si yo les escribo sobre un tal Julio Pérez y, además, le pongo el mote de  “hombre comodín” quizás algún avispado se dará cuenta que estoy hablando del hombre fuerte del gobierno denominado, en versión chinesca, el “pacto de las floles y cololes”.
Reconozco que el refrán aquel de “no hay mal que por bien no venga”, desgraciadamente, no es aplicable a la situación en la que se encuentra el gobierno de Canarias.

Si me permiten el atrevimiento y la osadía les diré que bajo mi punto de vista y pidiendo perdón a los familiares de los cerca de 170 fallecidos en nuestro Archipiélago, la pandemia del virus Covid-19 ha servido para demostrarnos a todos, de uno u de otro partido que el Gobierno autonómico funciona y funciona muy bien.
Cuando todos rezábamos pensando en lo hospitales perdidos en el norte y el sur de la isla de Tenerife, cuando los expertos en la sanidad pública vaticinaban la hecatombe en las islas por la falta de infraestructuras sanitarias y los recortes de Coalición Canaria a favor de la sanidad privada, la entrega de nuestros sanitarios, la profesionalidad de nuestros especialistas y sobre todo la experiencia que tuvimos, años atrás, con la epidemia del ebola, donde el Hospital Universitario La Candelaria en Santa Cruz de Tenerife fue ejemplo de control de epidemias a nivel europeo. En el peor escenario que un gobierno se puede encontrar, Angel Víctor y su equipo de gobierno han sabido dar la talla y demostrar al resto de España y de Europa que los canarios sabemos muy bien como nos enfrentamos a la adversidad.

Ahora no enfrentamos al reto más importante de la historia reciente de las islas, por un lado necesitamos poner en marcha nuestra primera industria; el turismo, de esa cuestión dependemos el 80% de los isleños, directa o indirectamente, lo queramos o no, los que vienen de más allá de nuestro horizonte son los que ponen en marcha nuestro tejido productivo.

Volviendo al tema objeto de esta columna de opinión, Julio Pérez es un 4x4, un todo terreno. El currículum de J.P. es tan extenso que ocuparía 60 folios y creo me quedaría corto. Conocí a su excelentísima en el año 1993, entonces estrenaba la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias que comandó el traspaso de las competencias sanitarias del Gobierno central a la comunidad canaria, fue un marrón de mucho cuidado, un abogado metido a experto en sanidad no parecía muy apropiado y más que uno desconfiábamos de la gestión del advenedizo consejero de sanidad. Por aquellas fechas, echándole huevos al asunto, me decía en Radio Nacional e España en Canarias: “Mira Joaquín, si a Fraga le ha costado 100 millones de pesetas la por perdidas adaptar la sanidad publica del estado a la comunidad gallega a nosotros, solo por el hecho insular, nos va a salir el doble y me quedó corto”. Si hay algo que tiene claro es que cuando va a nadar siempre guarda la ropa y la cartera.

Ahora, en estos momentos, de nuevo vuelve a retomar la cartera de la Consejería de Sanidad, pero al mismo tiempo la de Administraciones Públicas, Justicia y Seguridad, todo un súper político a la vieja usanza, porque no hay cancha en la política española donde no haya “jugado” el comodín del Partido Socialista Canario.
Nunca le vi cabreado, exaltado, mal humorado, siempre guardó el tipo y supo apretar los dientes antes de ciscarse en la mamá de algún enemigo político, periodista o subalterno, digamos que D. Julio Pérez siempre ha sido un hombre pacifico y moderado en sus respuestas, hasta hace unos días que harto de la repetición de las preguntas políticamente correctas de Pepe Moreno (yo creo que es correcto preguntar, aunque sea a sabiendas que tus preguntas pueden molestar, versus tocar los cojones a la persona entrevistada, todo lo que a nivel profesional y público interese) sobre el turismo que se nos viene encima y las preocupaciones del gobierno de canarias ante un presumible rebrote de la pandemia en las islas. Pepe cree que tenemos que hacer las cosas bien pero sin pasarnos de rosca y Canarias necesita el turismo más que el agua, y es el momento de abrir las puertas. No le falta la razón a Pepe Moreno, de eso y de muchas cosas él ha sido un referente en cuanto a la defensa de lo nuestro, Pepe sin papas en la boca habla y dice todo lo que cree que es interesante para el público que le lee o le escucha en sus múltiples colaboraciones.

Otra cosa es que D. Julio, ante la insistencia del colega para que se mojara en el asunto, se empezará a poner nervioso y tirase por el camino del medio, o sea; matar al mensajero.
A lo mejor es que no se puede saber de todo, a lo mejor es que D. Julio no tiene el don de la ubicuidad y  no puede estar en “misa y repicando”, lo único que nos faltaba es que asumiera las carteras de educación, transporte y turismo y…. A veces es más practico y humilde decir: “no lo sé, no tengo datos, no me consta” que ponerse en plan “totorota” con el periodista preguntón.
Reitero el esfuerzo y la preocupación del gabinete de Angel Víctor Torres y de momento les doy un sobresaliente  en cuanto al tratamiento de la pandemia del coronavirus covid-19, mis felicitaciones a Julio Pérez por su brillante gestión y nada más que desearle mucha paciencia, muchas infusiones de valeriana y tila, las va a necesitar.