Log in
Sin imágenes

Esperemos se logre el pacto PSOE Unidas Podemos y sus reivindicaciones

  • Published in Política

Aunque se está intentando y creo que esta vez se conseguirá, pero las elecciones del pasado 10N han complicado la posibilidad de que se pueda alcanzar un pacto de gobierno entre el PSOE y Unidas Podemos.

La oportunidad fue mayor con arreglo a los resultados de las elecciones generales del 28 abril, tanto aritméticamente pues entre ambas formaciones políticas sumaban 165 diputados (123 y 42 respectivamente) y no existía la complejidad actual con más siglas políticas con las que negociar y nuevas situaciones que afrontar, fundamentalmente el conflicto catalán, que tanto está condicionando a ERC para emitir su voto afirmativamente en la primera votación de la investidura, aunque es de esperar lo haga positivamente o se abstenga en la segunda.

En aquel entonces, tanto el PNV con 6 diputados y ERC con 15, garantizaban sin compromisos sus votos para la investidura de Pedro Sánchez, lo único que exigían era que se pusieran de acuerdo el PSOE y Unidas Podemos para la configuración del gobierno. Se perdió esa oportunidad y ahora nos encontramos en un nuevo escenario, en el que se pondrá a prueba el talante negociador de ambas formaciones políticas, que debe ser muy diferente al anterior y que con mucha impotencia tuvimos que soportar, hasta el extremo, de vernos obligados a concurrir a unas nuevas elecciones, con lo que eso aparte del coste económico, ha significado de erosión todavía más del sistema democrático, la política y los políticos incapaces de ponerse de acuerdo.

Para esta nueva investidura, se ha empezado muy bien con la discreción desplegada en las negociaciones y de inmediato, en menos de 48 horas,  se materializó un preacuerdo de gobierno, con por lo pronto diez puntos fundamentales, que deberán dársele configuración y contenido para que sean la base programática del próximo gobierno. Por supuesto, se tendrá que ampliar con otros muchos que básicamente contemplen, el ideario de izquierda y progresista del gobierno que se configure, sobre todo, en lo concerniente a lograr una Sociedad con mayores cotas de libertad y de justicia social.

Estos son los mejores antídotos para combatir a la derecha conservadora del PP y Ciudadanos y la ultraderecha de VOX, con su preocupante ascensión de 24 a 52 diputados, conseguidos la mayoría de ellos como consecuencia de la reacción que tuvieron, oponiéndose a los independentistas catalanes por los actos protagonizados debido al desacuerdo de las sentencias del Tribunal Supremo sobre el Procés (inexplicablemente Pedro Sánchez y sus asesores no tuvieron en cuenta que lógicamente esto podría pasar, e iba a condicionar el resultado de las elecciones). Ampliando y mejorando el Estado del Bienestar es la mejor de las formulas para quitarle a ésta formación política gran parte de su electorado, proveniente de amplias capas de la población más humildes y desfavorecidas, que por su desesperación han perdido la confianza en los partidos políticos tradicionales y se están aferrando “a la esperanza y promesas” del discurso populista que tan reaccionariamente propugnan Abascal y sus secuaces.   
Aparte de la discreción y el corto tiempo empleado, esta vez para lograr el preacuerdo de gobierno y para que sus protagonistas no fueran presionados, su presentación se hizo de forma súbita y sin darle tiempo a que reaccionaran potenciales detractores, tal y  como desde entonces se ha venido comprobando.  La impresión,  es que en ésta ocasión Pedro Sánchez ha querido tomar la iniciativa, actuando por sorpresa incluso ante los suyos, hasta el extremo de no hacer nada público ni en la propia Ejecutiva Federal, reunida en la Sede de Ferraz el día siguiente de las elecciones. Con toda razón, se le ha venido criticando de inconsistente, esperemos que por el bien del país y de la mayoría social que deberíamos representar, realice la política que ésta demanda y se merece.     

El encaje para lograr Pedro Sánchez la investidura, debe contemplarse como se intento la vez anterior, mediante los partidos políticos que presentaron y apoyaron la moción de censura a Mariano Rajoy y a su más que corrupto Partido Popular. En ésta ocasión, aunque entre el PSOE (3) y Unidas Podemos (7) perdieron 10 escaños, pero se complementan con los 3 nuevos de Más País. Igualmente y con toda probabilidad, se podrá contar con el diputado del BNG (Bloque Nacionalista Gallego), el de Teruel Existe y los 2 de Coalición Canaria- Nueva Canarias.
Los poderes facticos, económicos como los representados en el IBEX 35, empresariales como la CEOE y gran parte de los mediáticos, vienen manifestándose y haciendo propaganda en contra del pacto PSOE Unidas Podemos. Sin embargo,   tal y como se vienen expresando determinados barones del PSOE, la impresión es que Pedro Sánchez para lograr su investidura, tendrá mucho más oposición por parte de éstos, que la rechazan si ésta se produce con los votos afirmativos o la abstención de los nacionalistas independentistas catalanes, incluida Ezquerra Republicana de Cataluña, que ha venido y seguramente continuará manteniendo planteamientos abiertos y constructivos.
Los referidos barones “socialistas”, también critican y están en contra del pacto con Unidas Podemos, utilizando todo tipo de descalificaciones hacia esta organización política. Son las mismas personas que como jerarcas del PSOE, lo han tenido secuestrado, habiéndolo denostado y desvirtuado considerablemente, tirando por la borda muchos de sus principios, valores y convicciones y precisamente, han sido los responsables de la aparición y arraigo de Podemos, que pasó a ocupar el espacio político ideológico abandonado por el Partido Socialista.   
El expresidente de Extremadura Rodríguez Ibarra, amenaza con marcharse del PSOE, si se produce éste pacto. Lo malo es que no se haya marchado mucho antes y acompañado por otros como él, que sin ninguna dignidad pretenden un pacto de gran coalición con el Partido Popular. La experiencia demuestra, que los pactos suscritos con los conservadores europeos por los partidos políticos homólogos del PSOE en Europa, con sus dirigentes al frente, les han pasado factura ante su electorado, habiendo desaparecido o acabado en la irrelevancia muchos de ellos.  Si como es de imaginar la consulta a la que vamos a ser sometidas/os sobre el pacto, sale muy mayoritariamente respaldada por la militancia, es el momento para que Pedro Sánchez tome las riendas y en caso necesario por indisciplina publica de algunos de los barones del Partido, les exija orgánicamente las correspondientes responsabilidades y si procede, les aplique la oportuna sanción.